Nuevo

Enrique (Harry) Ruiz-Williams

Enrique (Harry) Ruiz-Williams


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Enrique (Harry) Ruiz-Williams era hijo del ingeniero jefe y gerente general de la mayor empresa minera, nació en Cuba en 1922. Luego de ser educado en la Escuela de Minas de Colorado se convirtió en un exitoso hombre de negocios.

En 1958, Ruiz-Williams comenzó a trabajar para derrocar a Fulgencio Batista. Esto incluyó proporcionarle al Che Guevara "comida, dinamita, camiones, tractores, muchas cosas". Sin embargo, las autoridades se dieron cuenta de las simpatías políticas de Ruiz-Williams y abandonaron el país en diciembre de 1958.

Ruiz-Williams regresó a Cuba después de que Fidel Castro llegó al poder en enero de 1959. Según Larmar Waldron, autor de Último sacrificio: John y Robert Kennedy, el plan para un golpe en Cuba y el asesinato de JFK (2005) Ruiz-Williams "pronto se desilusionó con la violencia y la represión de Castro" y se mudó a Estados Unidos. Ruiz-Williams se unió a Manuel Artime, Tony Varona, Rafael Quintero, Aureliano Arango y José Cardona para establecer el Movimiento para la Recuperación de la Revolución (Partido MRR).

En marzo de 1960, Richard Bissell había redactado un documento de política de alto secreto titulado: Un programa de acción encubierta contra el régimen castrista (nombre en código JMARC). Este documento se basó en PBSUCCESS, la política que tan bien había funcionado para derrocar al presidente Jacobo Arbenz en Guatemala en 1954. De hecho, Bissell reunió el mismo equipo que el que se utilizó contra Arbenz: (Tracy Barnes, David Atlee Phillips, David Morales, Jake Esterline, Rip Robertson, E. Howard Hunt y Gerry Droller "Frank Bender"). Se agregaron al equipo Desmond FitzGerald, William Harvey y Ted Shackley. En agosto de 1960, Dwight Eisenhower autorizó 13 millones de dólares para pagar JMARC.

John F. Kennedy recibió una copia de la propuesta del JMARC de Bissell y Allen W. Dulles en Palm Beach el 18 de noviembre de 1960. Según Bissell, Kennedy permaneció impasible durante toda la reunión. Expresó sorpresa solo por la escala de la operación. El plan involucró un desembarco de 750 hombres en una playa cercana al puerto de Trinidad, en la costa sur de Cuba. La CIA afirmó que Trinidad era un hervidero de oposición a Castro. Se predijo que en cuatro días la fuerza de invasión podría reclutar suficientes voluntarios locales para duplicar su tamaño. Las tropas aerotransportadas asegurarían las carreteras que conducen a la ciudad y los rebeldes se unirían a las guerrillas en las cercanas montañas del Escambray.

En una reunión el 11 de marzo de 1961, Kennedy rechazó el plan propuesto por Bissell. Le dijo que se fuera y redactara un nuevo plan. Pidió que fuera “menos espectacular” y con un lugar de aterrizaje más remoto que Trinidad. Bissell volvió a presentar ahora su plan. Según lo solicitado, el desembarco ya no estaba en Trinidad. En su lugar, eligió Bahía de Cochinos (Bahía de Cochinos). Esto fue a 80 millas de las montañas del Escambray. Es más, este viaje a las montañas fue a través de un pantano impenetrable. Como le explicó Bissell a Kennedy, esto significa que la opción de repliegue de la guerrilla había sido eliminada de la operación.

Como señaló Allen W. Dulles en ese momento: "Sentimos que cuando las cosas se estropearan, cuando la crisis surgiera en realidad, cualquier acción necesaria para el éxito sería autorizada en lugar de permitir que la empresa fracasara". En otras palabras, sabía que la invasión inicial sería un desastre, pero creía que Kennedy ordenaría una invasión a gran escala cuando se diera cuenta de que ese era el caso. Según Evan Thomas (Los mejores hombres): “Algunos veteranos de la CIA creen que Bissell estaba tendiendo una trampa para forzar la intervención de Estados Unidos”. Edgar Applewhite, un ex inspector general adjunto, creía que Bissell y Dulles estaban "construyendo un bebé de alquitrán". Jake Esterline estaba muy descontento con estos acontecimientos y el 8 de abril intentó dimitir de la CIA. Bissell lo convenció de que se quedara.

El 13 de abril, John F. Kennedy le preguntó a Richard Bissell cuántos B-26 se iban a utilizar. Respondió dieciséis. Kennedy le dijo que usara solo ocho. Bissell sabía que la invasión no podría tener éxito sin una cobertura aérea adecuada. Sin embargo, aceptó esta decisión basándose en la idea de que luego cambiaría de opinión "cuando las cosas estuvieran mal". Al día siguiente, aviones B-26 comenzaron a bombardear los aeródromos de Cuba. Después de las redadas, Cuba se quedó con solo ocho aviones y siete pilotos. Dos días después arribaron a Bahía de Cochinos cinco buques mercantes con 1.400 exiliados cubanos, entre ellos Ruiz-Williams, y otros miembros del MRR.

Según Nestor T. Carbonell, Ruiz-Williams "luchó con valentía" hasta que "un proyectil enemigo lo lanzó por los aires ... fue alcanzado por más de setenta fragmentos de metralla. Le destrozaron los dos pies y tenía un agujero cerca de su corazón y uno grande en su cuello ". Haynes Johnson, autor de Bahía de Cochinos, Ruiz-Williams fue trasladado a un hospital de campaña. Poco después, Fidel Castro realizó una visita al hospital. El gravemente herido Ruiz-Williams "lo reconoció de inmediato. Buscó a tientas debajo de su delgado colchón y trató de alcanzar una pistola .45 que había escondido allí temprano en la tarde". Ruiz-Williams apuntó con el arma a Castro y apretó el gatillo, pero estaba vacío. Castro le preguntó a Ruiz-Williams qué estaba tratando de hacer, ¿matarme? ”. Ruiz-Williams respondió:“ Para eso vine aquí. Hemos estado intentando hacer eso durante tres días ".

En abril de 1962 Castro liberó a sesenta de los heridos más graves de los que participaron en el operativo de Bahía de Cochinos. Esto incluyó a Ruiz-Williams. Luego trabajó en estrecha colaboración con Robert Kennedy para negociar la liberación del resto de los prisioneros. William Turner afirmó que Williams era muy cercano a Kennedy: "Harry Williams era un hombre tipo Kennedy, duro, liberal y ferozmente anticomunista. Es fornido, de rostro redondo y guapo; combina la genialidad de un maestro de ceremonias del Club de Leones con una unidad de propósito de mente dura ".

Richard D. Mahoney ha argumentado que "durante todo el verano de 1962, en medio de críticas republicanas por intentar un intercambio con el enemigo ... Robert Kennedy trabajó con Ruiz-Williams ... para reanudar las conversaciones con Castro". Finalmente tuvieron éxito y el 24 de diciembre de 1962, 1.113 prisioneros fueron liberados. Nestor T. Carbonell ha señalado que el presidente John F. Kennedy "invitó a los jefes de brigada de Bahía de Cochinos a su villa en Palm Beach. Allí, flanqueado por Jacqueline Kennedy y su hermana, la princesa Lee Radziwill ... el presidente saludó a Manuel Artime y los demás, incluido Ruiz-Williams ".

En su libro, Último sacrificio: John y Robert Kennedy, el plan para un golpe en Cuba y el asesinato de JFK (2005) Larmar Waldron revela detalles de un "Plan para un Golpe de Estado en Cuba" que fue autorizado por John F. Kennedy y dirigido por el Fiscal General Robert Kennedy. El nombre en clave de la Agencia Central de Inteligencia para su papel de apoyo en el golpe fue AMWORLD. Según Waldron, la CIA dispuso que una figura destacada del gobierno cubano organizara el asesinato de Fidel Castro.

Waldron y Hartmann argumentan que la muerte de Fidel Castro iba a ser seguida por una invasión armada de exiliados cubanos entrenados por militares estadounidenses. Estos hombres habrían sido veteranos de la operación de Bahía de Cochinos. El líder golpista se sumaría luego a un gobierno de coalición integrado por Enrique Ruiz-Williams, Manuel Artime, Juan Almeida, Manolo Ray y Tony Varona.

Los autores de Último sacrificio: John y Robert Kennedy, el plan para un golpe en Cuba y el asesinato de JFK (2005) argumentan: "C-Day fue sin duda una de las operaciones encubiertas más secretas en la historia de los Estados Unidos. Sin embargo, en su secreto, la tragedia laica. Aunque el plan de golpe de los Kennedy nunca llegó a buen término, tres poderosos capos de la mafia: Carlos Marcello, Santo Trafficante y Johnny Rosselli, se enteraron del plan y se dieron cuenta de que el gobierno haría todo lo posible para evitar revelarlo al público. Con ese conocimiento, los tres jefes de la mafia pudieron asesinar a JFK de una manera que obligó al gobierno. la verdad será enterrada durante más de cuarenta años ".

Ruiz-Williams fue una fuente importante para esta historia del Plan C y fue atacada por algunos historiadores después de la publicación del libro. También objetaron la idea de que Carlos Marcello, Santo Trafficante y Johnny Rosselli estuvieran involucrados en el asesinato de John F. Kennedy. Por ejemplo, Jefferson Morley argumenta: "Su relato masivo y agotador, basado en los nuevos registros de la CIA y del Ejército, da cuerpo de manera valiosa al retrato de Russo de la campaña secreta de RFK para derrocar a Castro. Pero su teoría sobre cómo se relaciona con el asesinato en sí es conjeturas. inflar vínculos tenues entre Oswald y figuras del crimen organizado y presumir que la mafia tenía un liderazgo burocráticamente inteligente. Atribuir los disparos en Dallas y los supuestos encubrimientos posteriores al ingenio de jefes criminales matones como Jimmy Hoffa, Johnny Roselli y Santo Trafficante Jr. tiene la sensación de un deus ex mafia, terminando una historia complicada con demasiada claridad ".

David Talbot ha argumentado: "Si bien la tesis de los autores es provocativa, no es convincente. Los Kennedy consideraron innegablemente a Castro como un gran irritante y siguieron una variedad de esquemas para expulsarlo, pero no hay evidencia convincente de que el plan de golpe / invasión era tan inminente como afirman los autores. Pero según Waldron y Hartmann, aunque el plan de invasión / golpe extremadamente ambicioso supuestamente estaba a solo unos días de ser implementado cuando Kennedy fue asesinado, oficiales militares estadounidenses clave como el secretario de Defensa Robert McNamara aún no habían sido informados "La idea de que los Kennedy emprenderían seriamente una operación tan arriesgada sin la participación de su secretario de defensa, un hombre en quien confiaban y admiraban más que cualquier otro miembro del gabinete, desafía la razón".

Enrique Ruiz-Williams falleció el 10 de marzo de 1996.

El "Plan para un Golpe de Estado en Cuba" fue plenamente autorizado por JFK y dirigido personalmente por Robert Kennedy. Solo alrededor de una docena de personas en el gobierno de los EE. UU. Conocían el alcance total del plan, todos los cuales trabajaban para el ejército, la CIA o informaban directamente a Robert. El plan de los Kennedy fue preparado principalmente por el ejército estadounidense, con la CIA desempeñando un papel de apoyo importante. También se obtuvieron aportes de funcionarios clave en algunas otras agencias, pero la mayoría de los que trabajaron en el plan solo conocían aspectos cuidadosamente compartimentados, creyendo que era un ejercicio teórico en caso de que un funcionario cubano se ofreciera como voluntario para deponer a Fidel.

Único y diferente de cualquier operación previamente divulgada, el “Plan para un Golpe de Estado en Cuba” de los Kennedy se revela en este libro por primera vez. El nombre en clave de la CIA para su parte del plan golpista nunca ha aparecido en ningún libro, artículo o investigación del gobierno. Oficialmente desclasificado en 1999, "AMWORLD" es el criptónimo que la CIA utilizó para el plan en sus documentos internos clasificados. Dado que el plan general de golpe estaba bajo el control personal del Fiscal General Kennedy, quien no usó un nombre en clave para ello, lo llamamos "Día C" en este libro, un nombre enteramente de nuestra propia invención. Su evocación del Día D es intencionada, ya que el plan de los Kennedy incluía la posibilidad de una invasión militar estadounidense.

C-Day fue sin duda una de las operaciones encubiertas más secretas en la historia de Estados Unidos. Con ese conocimiento, los tres jefes de la mafia pudieron asesinar a JFK de una manera que obligó a enterrar la verdad durante más de cuarenta años.

Marcello, Trafficante y Rosselli llevaron a cabo este extraordinario acto de venganza para detener el implacable enjuiciamiento de la administración Kennedy contra ellos y sus aliados. El Departamento de Justicia de Kennedy había perseguido vigorosamente a Marcello, incluso sometiéndolo a una deportación breve y de pesadilla. Una vez que regresó, Marcello odió a los hermanos Kennedy con una pasión profunda y vengativa. Los otros dos jefes de la mafia sufrieron una persecución similar y, finalmente, Marcello, Trafficante y Rosselli decidieron que su única forma de evitar la prisión o la deportación era matar a JFK. Nuestra investigación ha producido pruebas claras de que los jefes del crimen organizaron el asesinato de modo que cualquier investigación exhaustiva expondría el plan golpista del Día C de los Kennedy. Confiaban en que tal exposición podría llevar a Estados Unidos al borde de la guerra con Cuba y la Unión Soviética, lo que significa que podrían asesinar a JFK con relativa impunidad.

No llevaron a cabo el acto ellos mismos, sino que utilizaron asociados de confianza y representantes involuntarios. Los más conocidos son Jack Ruby y Lee Harvey Oswald, quienes estuvieron en contacto con socios de Marcello, Trafficante y Rosselli en los meses previos al asesinato. Los informes en los archivos del gobierno muestran que Oswald y Ruby conocían partes del plan de los Kennedy e incluso lo discutieron con otros.

Robert Kennedy les dijo a varios asociados cercanos que Carlos Marcello estaba detrás de la muerte de JFK, pero que no podía revelar lo que sabía al público ni a la Comisión Warren sin que se descubriera C-Day. Como muestra este libro, RFK y otros funcionarios clave del gobierno estaban preocupados de que la divulgación del plan pudiera desencadenar otra confrontación nuclear con los soviéticos, apenas un año después de la Crisis de los Misiles en Cuba.

A ninguno de los siete comités gubernamentales que investigaron aspectos del asesinato, incluida la Comisión Warren, se les informó oficialmente sobre el plan del Día C de los Kennedy. Sin embargo, a lo largo de las décadas, cada comité sucesivo estuvo cada vez más cerca de descubrir tanto el plan como los socios de Marcello que asesinaron a JFK. Pudimos reconstruir la historia subyacente basándonos en el trabajo de esos comités, ex investigadores del gobierno y revelaciones en cuatro millones de documentos que fueron desclasificados en la década de 1990. La clave de nuestros esfuerzos fueron las entrevistas nuevas y, a menudo, exclusivas con muchos miembros de Kennedy que trabajaron en el plan golpista o lidiaron con sus consecuencias, algunos de los cuales revelaron aspectos del asesinato de JFK y el plan golpista por primera vez. Entre ellos se encuentran el secretario de Estado Dean Rusk, el secretario de prensa Pierre Salinger y el principal ayudante de Cubanexile de los Kennedy, Enrique “Harry” Ruiz-Williams. Su información privilegiada nos permite contar la historia, aunque un informe de 1998 sobre la Junta de Revisión de Registros de Asesinatos de JFK confirma que "más de un millón de registros de la CIA" relacionados con el asesinato de JFK aún no se han publicado. Tom Brokaw de NBC News confirmó en su transmisión del 29 de septiembre de 1998 que "millones" de páginas permanecen en secreto y no se publicarán hasta el año 2017.

Por necesidad, El ultimo sacrificio examina esta compleja historia desde varios ángulos. La primera parte documenta todos los aspectos del plan del Día C de los Kennedy y cómo se desarrolló, comenzando con la crisis de los misiles cubanos. Aunque se cree ampliamente que JFK acordó no invadir Cuba para poner fin a la crisis de los misiles cubanos en el otoño de 1962, el secretario de Estado Rusk nos dijo que la promesa de "no invasión" estaba condicionada al acuerdo de Castro de la ONU en el lugar. inspecciones de armas nucleares de destrucción masiva (término que utilizó por primera vez JFK). Los historiadores del Archivo de Seguridad Nacional confirmaron que debido a que Castro rechazó tales inspecciones, la promesa contra la invasión nunca entró en vigencia. En consecuencia, en la primavera de 1963, John y Robert Kennedy comenzaron a sentar las bases para un golpe de estado contra Fidel Castro que finalmente se establecería para el 1 de diciembre de 1963.

Robert Kennedy puso la invasión bajo el control del Departamento de Defensa debido al manejo de la CIA del desastre de Bahía de Cochinos de 1961. El "Plan para un Golpe de Estado en Cuba", redactado por el secretario del Ejército de JFK, Cyrus Vance, con la ayuda del Departamento de Estado y la CIA, pedía que el líder golpista "neutralizara" al líder cubano "Fidel Castro y". (su hermano) Raúl ”en un“ golpe de palacio ”. Entonces, el líder golpista “declararía la ley marcial” y “proclamaría un Gobierno Provisional” que incluiría previamente a “líderes cubanos exiliados seleccionados” que entrarían desde sus bases en América Latina. Luego, por invitación del nuevo gobierno, después de "anunciar públicamente la intención de Estados Unidos de apoyar al Gobierno Provisional, Estados Unidos iniciaría un apoyo logístico y aéreo manifiesto a los insurgentes", incluida la destrucción "de aquellas defensas aéreas que podrían poner en peligro el movimiento aéreo de las tropas estadounidenses". en el área ". Después de los "ataques aéreos iniciales" vendría "la introducción rápida e incremental de fuerzas equilibradas, para incluir la invasión a gran escala" si fuera necesario. Las primeras fuerzas militares estadounidenses en Cuba serían un grupo multirracial de "cubanos libres entrenados por el ejército estadounidense", todos veteranos de Bahía de Cochinos. Con la autorización presidencial, Estados Unidos “reconocería [al] Gobierno Provisional. advertir [a los] soviéticos que no intervengan ”y“ ayudar al Gobierno Provisional a prepararse. elecciones libres."

Este "golpe de palacio" sería dirigido por uno de los miembros del círculo íntimo de Castro, él mismo un conocido héroe revolucionario. Este hombre, el líder golpista, causaría la muerte de Castro, pero sin asumir el mérito o la culpa por hacerlo. El líder golpista sería parte del nuevo Gobierno Provisional en Cuba, junto con un selecto grupo de exiliados cubanos -aprobados por los Kennedy- que iban desde conservadores hasta progresistas. La identidad del líder golpista es conocida por los autores y ha sido confirmada por asociados de Kennedy y documentos desclasificados. Sin embargo, las leyes de seguridad nacional de EE. UU. Pueden evitar la divulgación directa de activos de inteligencia de EE. UU. Pasados ​​incluso mucho después de su muerte, por lo que no nombraremos directamente al líder del golpe en este libro. Dado que no tenemos ningún deseo de violar las leyes de seguridad nacional o poner en peligro los activos de inteligencia de EE. UU., Solo divulgaremos información oficial que haya sido desclasificada o esté disponible en el registro histórico.

Hemos descubierto relatos históricos de líderes cubanos que el público ha pasado por alto durante mucho tiempo o que se encuentran en archivos gubernamentales recientemente publicados. Por ejemplo, un cable anteriormente secreto enviado al director de la CIA el 10 de diciembre de 1963, solo nueve días después de la fecha original del golpe del Día C, informa que "se alega que Che Guevara estaba bajo arresto domiciliario por conspirar para derrocar a Castro". según "un diplomático occidental". Documentos recientemente desclasificados y otras investigaciones arrojan una nueva luz sobre el creciente desencanto del Che con Fidel Castro. Estas revelaciones incluyen reuniones secretas del Che con tres personas cercanas a los Kennedy, seguidas de otro arresto domiciliario después de que un líder exiliado del Día C fuera capturado en Cuba.

En El ultimo sacrificio, los investigadores Lamar Waldron y Thom Hartmann proponen una variación novedosa de la teoría de la conspiración de la mafia. Informan que Bobby Kennedy trató de orquestar un "golpe palaciego" en La Habana el 1 de diciembre de 1963, al que los autores se refieren como "el plan del Día C de los Kennedy", "un nombre enteramente de nuestra propia invención" que utilizan junto con los términos reales de la época, no favoreciendo su credibilidad.Los jefes del crimen de la mafia, sostienen, se enteraron de este plan y mataron a Kennedy, usando a Oswald como su chivo expiatorio, sabiendo que el crimen no podía ser investigado para que no revelara el plan secreto de Bobby.

Su relato masivo y agotador, basado en nuevos registros de la CIA y el Ejército, da cuerpo de manera valiosa al retrato de Russo de la campaña secreta de RFK para derrocar a Castro. tiene la sensación de un deus ex mafia, terminando una historia complicada con demasiada claridad.

En medio del dolor y las especulaciones que siguieron al asesinato de John F. Kennedy el 22 de noviembre de 1963, surgió la historia de un complot frustrado para matar al presidente cuatro días antes mientras cabalgaba por las calles de Tampa.

Ahora, un nuevo libro sobre el asesinato intenta detallar la trama de Tampa, uniéndose a la letanía de la literatura sobre ese día de otoño en Dallas.

En 900 páginas, El ultimo sacrificio, publicado el viernes, ofrece un nuevo giro a una vieja teoría de la conspiración, con Tampa ocupando un lugar destacado.

En esencia, está la noción de que el asesinato fue un golpe del crimen organizado instigado, en parte, por un mafioso local de Tampa, el difunto Santo Trafficante Jr.

Los autores Lamar Waldron y Thom Hartmann argumentan que una trifecta de capos de la mafia - Trafficante en Tampa, Carlos Marcello en Nueva Orleans y Johnny Roselli en Chicago - fue responsable de matar a Kennedy para detener a Robert Kennedy, entonces fiscal general, de nuevos enjuiciamientos de la mafia. La teoría no es nueva.

Sin embargo, este libro también alega que el gobierno se vio obligado a encubrir la participación de la mafia en el asesinato para proteger un plan de alto secreto para organizar un golpe en Cuba llamado C-Day. Asociados de la mafia se habían infiltrado en el proyecto secreto, según las entrevistas de los autores con Harry Williams, un exiliado cubano que dijo que organizó el Día C de Robert Kennedy.

La premisa central del libro es que los investigadores federales no podrían implicar a los capos de la mafia en el asesinato sin arrojar luz sobre el golpe planeado y amenazar la seguridad nacional.

Más interesante para los lectores locales, el libro también afirma que Trafficante estuvo detrás de un intento de matar a Kennedy durante su visita a Tampa el 18 de noviembre de 1963.

Trafficante supuestamente canceló el ataque después de que un informante alertó a la policía unos días antes de la visita, según el libro.

"Por supuesto, Trafficante también habría sabido que aún quedaba una oportunidad más de matar a JFK, en el territorio de Marcello en Dallas", según El ultimo sacrificio.

Los planes para el posible asesinato de Tampa se parecían al asesinato de Dallas, según el libro. El pistolero de Tampa habría disparado desde una ventana del Floridan Hotel, entonces el edificio más alto de la ciudad. (En Dallas, Lee Harvey Oswald fue acusado de disparar desde una ventana en el sexto piso de un depósito de libros).

Kennedy y su séquito de limusinas y patrullas se abrieron camino a lo largo de 20 millas de las calles de Tampa ese día.

Miles de espectadores flanquearon la ruta.

Se esperaba que la caravana redujera la velocidad para girar a la izquierda en el Floridan Hotel. (En Dallas, Kennedy recibió un disparo mientras la caravana reducía la velocidad para girar a la izquierda).

El libro incluso nombra a un chivo expiatorio, un cubano llamado Gilberto Policarpo López que supuestamente estaba a punto de sufrir la caída en Tampa, sin que él lo supiera, según las entrevistas de los autores con la esposa de López.

Waldron dijo que basó su información sobre el complot de Tampa en entrevistas con el exjefe de policía de Tampa J.P. Mullins, una fuente confidencial de las fuerzas del orden y un agente del Servicio Secreto de Chicago, Abraham Bolden.

Mullins murió desde entonces.

Waldron también revisó los registros del Departamento de Policía de Miami, la agencia que recibió la pista sobre el plan de asesinato.

"Es innovador porque revela el intento de Tampa por primera vez en cualquier libro, y cuenta la historia completa del intento de Tampa", dijo Waldron, quien investigó el libro durante 17 años con la ayuda de Hartmann.

El ultimo sacrificio es el primer libro de Waldron, aunque ha escrito extensamente sobre el asesinato de Kennedy y Robert Kennedy durante la última década.

La amenaza de asesinato de Tampa se informó en una historia en el Tampa Tribune que se desarrolló el 23 de noviembre, el día después de que le dispararan a Kennedy en Dallas. Pero los detalles eran vagos y no hubo seguimiento.

Un total de 300 páginas de El ultimo sacrificio se dedica a explicar qué pudo haber motivado a Trafficante y los demás jefes de la mafia a matar al presidente, así como sus esfuerzos por involucrarse en el supuesto plan de Robert Kennedy para derrocar a Fidel Castro. El interés de Trafficante en deshacerse del presidente Kennedy e invadir Cuba estaba ligado a recuperar los casinos que había perdido en La Habana cuando Castro asumió el control y su papel en el tráfico de narcóticos, según el libro. Los autores extrajeron gran parte de la información de Trafficante de documentos no clasificados, otros libros y Williams.

Trafficante, oriundo de Tampa, tenía fama de ser uno de los principales jefes de la mafia, reemplazando a su padre en Tampa en 1954. Su nombre se mencionó en relación con al menos cuatro ataques de la mafia, estaba vinculado al juego y las drogas, y se enfrentó al soborno. cargos por crimen organizado y evasión de impuestos a lo largo de los años. Pero Trafficante nunca pasó una noche en una cárcel de Estados Unidos.

Mantuvo casas modestas en Tampa y North Miami Beach, y murió en 1987 en un hospital de Houston donde había ido para una cirugía cardíaca.

En 1989, su ex abogado, el abogado de Tampa Frank Ragano, publicó un libro en el que dijo que Trafficante le había confesado en 1987 que había tenido algo que ver con el asesinato de Kennedy. Ragano repitió la afirmación durante el testimonio jurado que dio a la Junta de Revisión de Registros de Asesinatos en 1997. Desde entonces murió. Los expertos locales de Trafficante dijeron que se mostraban escépticos con respecto a este último libro que informaba sobre la participación de Trafficante en el asesinato, ya que nunca habían visto pruebas que respaldaran tal teoría.

"En todas las investigaciones que he realizado sobre el tema, nunca había oído hablar de tales cosas", dijo el agente especial del Departamento de Aplicación de la Ley de Florida, Ken Sanz, quien trabaja como consultor para un libro en progreso sobre Trafficante. "Nunca. Y francamente, está fresco en mi cerebro".

Waldron y el editor Carroll & Graf de Avalon respaldan los informes del libro, citando miles de páginas de documentos, muchos de los cuales fueron desclasificados recientemente. "Era fundamental para nuestra credibilidad que tuviéramos que demostrar el Día C y proporcionar un contexto de cómo lo hizo la mafia", dijo Charlie Winton de Avalon. El libro salió a la venta en las librerías de todo el país el 18 de noviembre, aniversario del planeado intento de asesinato en Tampa.

Cada 22 de noviembre nos persigue el inquietante fantasma de John F. Kennedy, y el aniversario de la semana pasada de su asesinato no fue una excepción. Como de costumbre, ninguno de los numerosos informes de prensa que tomaron nota de la lamentable ocasión arrojó nueva luz sobre lo que sigue siendo el mayor misterio sin resolver del siglo XX. El diálogo nacional sobre el caso permanece estancado donde la explosiva película de 1991 de Oliver Stone "JFK" y la refutación de 1993 de Gerald Posner, "Caso cerrado", lo dejaron. El oscuro sueño de Stone, poblado por siniestros funcionarios del gobierno y demonios del inframundo, tuvo la virtud de canalizar los temores más profundos del público estadounidense, una mayoría consistente que sigue creyendo que JFK fue víctima de una conspiración. El libro de Posner, que montó una defensa de juego de la teoría del pistolero solitario frente a un creciente cuerpo de evidencia contraria, tenía la virtud de la simplicidad y la tranquilidad tranquilizadora.

Aunque no lo sabría siguiendo la cobertura de los medios, ha habido nuevos desarrollos en el caso durante los últimos doce años, muchos de ellos provocados por los miles de documentos que alguna vez fueron secretos publicados por el gobierno como resultado del furor en torno a Stone. película. (Millones de otras páginas permanecen reprimidas en agencias como la CIA, en desafío a la Ley de Colección de Registros de Asesinatos de JFK de 1992). Parte de esta información recientemente descubierta ahora está comenzando a aparecer en nuevos libros, incluido "Ultimate Sacrifice", el más libro de asesinatos de JFK muy promocionado.

Escrito por dos investigadores independientes que pasaron 17 años en el libro, el ex novelista gráfico de ciencia ficción Lamar Waldron y el presentador de radio de Air America Thom Hartmann, el libro llega con una explosión de publicidad sobre sus provocativas conclusiones. La columnista Liz Smith anunció con entusiasmo que el libro era la "última palabra" sobre el misterio de Kennedy.

Las "revelaciones" de "Ultimate Sacrifice" son de hecho tan "sorprendentes" como promete la sobrecubierta. Los autores sostienen que antes de que lo mataran, el presidente Kennedy estaba conspirando con un alto funcionario cubano para derrocar a Fidel Castro el 1 de diciembre de 1963, un golpe que habría sido rápidamente respaldado por una invasión militar estadounidense de la isla. La trama fue descubierta e infiltrada por la mafia, que luego aprovechó la oportunidad para asesinar a JFK, sabiendo que los funcionarios de la ley federal (incluido el hermano del presidente, el fiscal general Robert Kennedy, quien estaba a cargo de la operación Cuba) serían bloqueados para perseguir a los culpables. mafiosos por temor a que se revelara la operación ultrasecreta.

Si bien la tesis de los autores es provocativa, no es convincente. Para 1963, después de la desastrosa invasión de Bahía de Cochinos y la trepidante arriesgada nuclear de la Crisis de los Misiles Cubanos, los Kennedy no estaban de humor para ninguna táctica cubana de alto riesgo que tuvieran el potencial de derrumbarse ruidosamente a su alrededor. Antes de considerar una empresa tan arriesgada, habrían discutido la idea dentro de un círculo de sus asesores de seguridad nacional más confiables, una lección dolorosa que habían aprendido del fiasco de Bahía de Cochinos, un complot cerrado en el que JFK había sido arrollado por sus dos principales funcionarios de la CIA, Allen Dulles y Richard Bissell.

Pero según Waldron y Hartmann, aunque supuestamente el plan extremadamente ambicioso de golpe / invasión estaba a solo unos días de ser implementado cuando Kennedy fue asesinado, la idea clave de Estados Unidos de que los Kennedy emprenderían seriamente una operación tan arriesgada sin la participación de su secretario de defensa, un hombre en el que confiaban y admiraban más que cualquier otro miembro del gabinete, desafía la razón. (Para que conste, el propio McNamara ha rechazado firmemente la idea de que JFK estaba planeando una importante intervención en Cuba a fines de 1963, en una entrevista que le hice a principios de este año para un libro sobre los hermanos Kennedy).

La administración Kennedy tenía el hábito de producir una avalancha de propuestas sobre cómo abordar el problema de Castro, la mayoría de las cuales el presidente nunca apoyó formalmente. Parece que Waldron y Hartmann han confundido lo que eran los planes de contingencia para un golpe de Estado en Cuba por el trato real. De hecho, un intercambio de memorandos del gobierno a principios de diciembre de 1963 entre el director de la CIA, John McCone, y el funcionario del Departamento de Estado, U. Alexis Johnson, que fue publicado bajo la Ley JFK, y aparentemente ignorado por los autores, se refiere específicamente al complot golpista como una "contingencia plan." El 6 de diciembre de 1963, Johnson escribió a McCone: "Durante los últimos meses, se ha dedicado un esfuerzo de personal interinstitucional a desarrollar un plan de contingencia para un golpe de Estado en Cuba ... El plan proporciona una base conceptual para la respuesta de Estados Unidos a una crisis cubana. golpe militar." Las palabras clave aquí son, por supuesto, "contingencia" y "base conceptual", ninguna de las cuales sugiere nada definido o totalmente autorizado.

Waldron y Hartmann se basan en dos fuentes clave para su teoría sobre el plan golpista (al que se refieren como "Día C", un nombre en clave que reconocen que es una creación totalmente suya, lo que se suma a su cualidad quimérica) - exsecretario de Estado Dean Rusk y un veterano de Bahía de Cochinos llamado Enrique "Harry" Ruiz-Williams, el amigo más cercano de Robert Kennedy y aliado en la comunidad de exiliados cubanos, a quienes entrevistaron antes de la muerte de los dos hombres. Pero, según Rusk, solo se enteró del plan de golpe después del asesinato de Kennedy a través de fuentes dentro de la administración Johnson. Y considerando la legendaria antipatía entre Bobby Kennedy y los leales a Johnson como Rusk, quien a menudo retrataba a los hermanos Kennedy como fanáticos en el tema de Castro, este testimonio debe ser visto con cierto escepticismo.

Ruiz-Williams, por otro lado, era muy amigable con Bobby, lo llamaba regularmente y se unía a la familia Kennedy en viajes de esquí. Pero su creencia de que un asalto respaldado por Kennedy contra el régimen de Castro era inminente podría ser un caso de ilusión. Si bien la naturaleza romántica de Bobby abrió su corazón a valientes aventureros anticastristas como Ruiz-Williams, el lado testarudo de RFK siempre dominó cuando se trataba de proteger los intereses de su hermano mayor. Y Bobby sabía que a medida que se acercaban las elecciones de 1964, el principal interés de su hermano cuando se trataba de Cuba era mantenerlo fuera de las primeras páginas. Eso significaba asegurarse de que los volátiles exiliados cubanos estuvieran tan tranquilos y contentos como fuera posible, razón por la cual Bobby estaba trabajando agresivamente para alentar a los líderes anticastristas a establecer sus operaciones en bases distantes de Centroamérica, con la vaga promesa de que Estados Unidos apoyaría a su país. esfuerzos para regresar a La Habana.

Al mismo tiempo, los Kennedy buscaban en secreto una vía de paz con Castro, para furia de los funcionarios de la CIA y los líderes del exilio que se enteraron, viéndolo como otro ejemplo flagrante del doble trato y el apaciguamiento de Kennedy. Waldron y Hartmann restan importancia a estas negociaciones indirectas con Castro, escribiendo que no estaban logrando avances. Pero las conversaciones, encabezadas por un emisario de confianza de Kennedy en la ONU, William Attwood, estaban muy vivas cuando JFK fue a Dallas.

Los autores socavan aún más su teoría del "Día C" al negarse a nombrar al alto funcionario cubano que supuestamente conspiró con la administración Kennedy para derrocar a Castro. Decidieron retener su nombre por deferencia a las leyes de seguridad nacional, escriben, una decisión desconcertante considerando cuánto tiempo hace que el drama Kennedy-Castro retrocedió en las brumas de la historia desde el centro del escenario de la confrontación geopolítica. "Confiamos en que con el tiempo, el juicio de la historia mostrará que tomamos la decisión correcta con respecto al líder golpista del Día C y que actuamos de acuerdo con la ley de Seguridad Nacional". Esta declaración que ondea la bandera seguramente ganará los corazones de los burócratas anónimos en Langley, pero solo alienará a los lectores curiosos.

Mientras se inclinan ante la "seguridad nacional", Waldron y Thomas no pueden evitar insinuar en gran medida quién era el líder del golpe cubano, ni más ni menos que el icono carismático de la revolución cubana, el Che Guevara, quien en 1963 estaba irritado bajo el reinado de mano dura de Castro y inclinación pro-soviética. Si todos los guiños y asentimientos de los autores sobre el Che realmente tienen la intención de señalarlo como el líder del golpe, esto plantea toda una serie de preguntas, entre las que se encuentra la razón por la que los Kennedy posiblemente considerarían al Guevara aún más incendiario como un mejor opción que Castro.

Si C-Day es una exageración, la segunda parte del argumento del libro, que la mafia asesinó a Kennedy con total inmunidad gubernamental, utilizando su conocimiento interno del plan ultrasecreto para escapar del enjuiciamiento, es aún más difícil de tragar. Waldron y Hartmann retratan a un grupo de mafiosos tan brillantes y poderosos que son capaces de manipular a las agencias de seguridad nacional e incriminar a uno de sus agentes, Lee Harvey Oswald; organizar sofisticadas operaciones de asesinato contra JFK en tres ciudades separadas (incluida, finalmente, Dallas); y luego orquestar uno de los encubrimientos más elaborados e infalibles de la historia. Piense en un híbrido asombroso de Tony Soprano y Henry Kissinger.

Es cierto que Santo Trafficante, Carlos Marcello y Johnny Rosselli, los tres mafiosos a los que los autores acusan de planear la desaparición de JFK, eran jefes del crimen organizado astutos y crueles. Y odiaban a los Kennedy por supuestamente usar sus servicios y luego tomar medidas enérgicas contra ellos. Pero incluso ellos carecían de la capacidad de llevar a cabo un regicidio descarado como este por sí mismos. Y si lo hicieran, las "preocupaciones de seguridad nacional" podrían haber sido suficientes para detener a investigadores como Waldron y Hartmann, pero nunca a Bobby Kennedy, cuyo celo protector hacia su hermano era legendario. Todo lo que el fiscal general habría tenido que hacer fue explicar las preocupaciones de seguridad nacional en las salas privadas del juez, y una vez que el plan golpista estuviera en secreto, sus fiscales habrían tenido la libertad de quitarse los guantes y perseguir a los asesinos de su hermano.

Agradecemos la cobertura seria de "Ultimate Sacrifice" en Salon.com, pero hay varias afirmaciones y omisiones en la revisión escrita por David Talbot que nos gustaría abordar.

"Ultimate Sacrifice" presenta evidencia de miles de páginas de documentos desclasificados de que John y Robert Kennedy planeaban dar un golpe de estado contra Castro el 1 de diciembre de 1963, y que el plan fue infiltrado por tres jefes de la mafia (de las familias de la mafia que controlaban Chicago , Tampa y Dallas). Los jefes de la mafia luego utilizaron partes del plan de golpe, incluidos algunos activos de inteligencia de EE. UU., En su plan para matar a JFK, primero en Chicago, luego en Tampa y finalmente en Dallas, de una manera que obligó a un encubrimiento para proteger la seguridad nacional y la plan golpista. La evidencia documental está respaldada por relatos de casi dos docenas de asociados de Kennedy involucrados en aspectos de esos eventos y sus consecuencias.

La omisión más flagrante en la reseña de Talbot fue no abordar o ni siquiera mencionar a AMWORLD, el nombre en clave de la CIA para su papel de apoyo en el plan de golpe de Kennedy en 1963. AMWORLD es un enfoque principal del libro. "Ultimate Sacrifice" no solo revela esta operación recientemente desclasificada por primera vez, sino que documenta que fue ocultada a la Comisión Warren y posteriormente a los comités de investigación del Congreso.

AMWORLD, que comenzó el 28 de junio de 1963, fue parte integral del plan de los Kennedy para un golpe de Estado en Cuba y es imposible considerar uno sin el otro. La planificación golpista comenzó en enero de 1963 como un ejercicio burocrático lento, y el plan solo estaba en su cuarto borrador en junio de 1963. Pero ese mes, la planificación comenzó en serio después de que surgiera la oportunidad real de un golpe de alto nivel. Después de que la CIA creara AMWORLD, se empezaron a dedicar millones de dólares al plan golpista. A partir de ese momento, la planificación golpista se desarrolló rápidamente, demostrando que se había convertido en una operación real. En septiembre de 1963, el "Plan para un Golpe de Estado en Cuba" estaba en su decimotercer borrador, y el ritmo acelerado se aceleró aún más, continuando hasta noviembre de 1963. (Después de la muerte de JFK, la CIA mantuvo el nombre en clave AMWORLD, pero sin la participación de Robert Kennedy y otras figuras clave, el plan cambió radicalmente).

La más importante de nuestras cinco fuentes que trabajaron activamente en el plan golpista fue el principal ayudante de los Kennedy en el exilio cubano, Enrique "Harry" Ruiz-Williams (quien nos pidió que siempre lo llamáramos "Harry"). Talbot reconoció en su reseña que Harry estaba cerca de RFK, pero dice que la "creencia de Harry de que un asalto respaldado por Kennedy contra el régimen de Castro era inminente podría ser un caso de ilusión". Eso no es lo que demuestra la evidencia. El relato de Harry, y el de los demás, está respaldado por muchos planes golpistas desclasificados y documentos de AMWORLD que hablan sobre ellos y la operación.Los documentos de alto nivel de AMWORLD de noviembre de 1963 dicen que "todos los planes de Estados Unidos (estaban) siendo coordinados a través de" Harry y él había sido "llamado así por Robert Kennedy".

Para el 22 de noviembre de 1963, se habían gastado millones de dólares en el plan golpista, se habían entrenado cientos de tropas cubanoamericanas, los activos estadounidenses entraban en Cuba y todo estaba listo. Como se señala en el libro, un artículo del Washington Post, que durante mucho tiempo se pasó por alto, confirma que el trabajo de Harry "había alcanzado un punto importante" para el 22 de noviembre, cuando Harry "participó en la más crucial de una serie de reuniones secretas con altos funcionarios de la CIA y del gobierno. sobre Cuba ". Harry y otros asociados de Kennedy nos dijeron que iría a Cuba al día siguiente, para esperar el golpe del 1 de diciembre de 1963, una fecha consistente con lo que nos dijeron otros que trabajaron con RFK en el plan golpista y que está contenido en un memorando de AMWORLD del director de la CIA de JFK.

Talbot parece escéptico del plan golpista porque el secretario de Defensa de JFK, Robert McNamara, le dijo que no sabía de una "gran intervención cubana" a fines de 1963. Talbot también cuestiona la credibilidad del secretario de Estado Dean Rusk, quien nos contó por primera vez sobre la plan golpista en 1990. Sin embargo, Talbot no mencionó que Rusk le dio una confirmación oficial del plan golpista a Anthony Summers para Vanity Fair en 1994, tres años antes de que se publicaran los primeros documentos del "Plan para un golpe en Cuba". desclasificado. Rusk incluso le explicó a Summers por qué los Kennedy siguieron el plan golpista y las negociaciones secretas de paz con Castro al mismo tiempo, diciendo: "Era solo una situación de una u otra. Eso sucedía con frecuencia", aunque Rusk le dijo a Summers que al hacerlo, "Los Kennedy 'jugaban con fuego'".

Como explica el libro, hasta ahora solo hemos identificado a una docena de personas que estaban completamente informadas sobre el plan de golpe antes de la muerte de JFK, y McNamara no era una de ellas. La evidencia indica que las únicas figuras militares que estaban completamente informadas incluyen al presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Maxwell Taylor, al jefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa, al general Joseph Carroll, y al secretario del Ejército, Cyrus Vance. Rusk nos dijo que solo se enteró del plan de golpe después de la muerte de JFK. Aún así, Rusk y sus subordinados - y otros funcionarios - habían ayudado a dar forma al plan de golpe mientras JFK estaba vivo, habiendo sido informado que se estaba desarrollando en caso de que la CIA encontrara un poderoso funcionario cubano dispuesto a dar un golpe de estado contra Castro. Es por eso que Talbot se equivocó cuando escribió que debemos "haber confundido lo que eran los planes de contingencia para un golpe en Cuba con el verdadero negocio".

El plan golpista era tan serio que en los días y semanas previos a Dallas, Robert Kennedy tenía un comité secreto que hacía planes para lidiar con el posible "asesinato de funcionarios estadounidenses" si Castro se enteraba y trataba de tomar represalias. Las mismas personas que trabajaban en esos planes también estaban trabajando en el plan golpista y en AMWORLD. Si bien Talbot no mencionó esos planes en su revisión, incluimos un documento del 12 de noviembre de 1963 de ese comité en nuestro extracto, que Salon tuvo la amabilidad de ejecutar.

Nuestro libro cita documentos que suman miles de páginas de los Archivos Nacionales, que alentamos a las personas a que los vean por sí mismos. Un lector de la revisión de Talbot podría tener la impresión de que reunimos nuestra historia de AMWORLD y el "Plan para un golpe en Cuba" a partir de los documentos publicados a mediados y finales de la década de 1990, pero eso no es correcto. A partir de 1990, Dean Rusk y otros asociados de Kennedy nos informaron sobre el plan de golpe y la CIA, mucho antes de que se publicara ninguno de los documentos. Hicimos presentaciones públicas sobre el plan golpista y el papel de la CIA en él a partir de 1993, en conferencias históricas, en History Channel y en Vanity Fair, para llamar la atención sobre los documentos que quedaron inéditos. Cuando los documentos del plan golpista finalmente comenzaron a ser desclasificados en 1997, incluían las mismas personas y frases ("Plan para un golpe en Cuba") que habíamos estado usando durante años.


¿Cómo llegó a la Casa Blanca un líder de Proud Boys con antecedentes penales?

Por Roger Sollenberger
Publicado el 15 de diciembre de 2020 6:32 p. M. (EST)

El presidente Donald Trump habla en la Sala Diplomática de la Casa Blanca el día de Acción de Gracias el 26 de noviembre de 2020 en Washington, DC. (Erin Schaff - Pool / Getty Images)

Comparte

El presidente del grupo nacionalista blanco Proud Boys, un delincuente convicto, publicó fotos desde el interior de las puertas de la Casa Blanca antes de una violenta manifestación a favor de Trump en Washington DC el sábado, lo que generó nuevas preguntas sobre el aparente abrazo del presidente a los agitadores de derecha. .

Enrique Tarrio reveló que visitó la mansión ejecutiva el sábado luego de recibir una "invitación de último minuto a un lugar no revelado". La Casa Blanca dijo más tarde que Tarrio no había sido invitado, sino que había participado en una gira de vacaciones. "Estaba en una gira pública de Navidad en la Casa Blanca", dijo el portavoz de la Casa Blanca Judd Deere durante el fin de semana. "No tuvo una reunión con el presidente, ni la Casa Blanca lo invitó".

Los recorridos públicos de la Casa Blanca son autoguiados, y cualquier persona que desee uno, incluidos los recorridos navideños, debe presentar su solicitud al menos 21 días antes de la fecha de reserva porque la solicitud incluye un formulario de seguridad y verificación de antecedentes. Por lo general, se niega a los aspirantes con un delito grave, dijo a Salon un ex funcionario de la Casa Blanca de Trump, a menos que intervenga un miembro de alto rango de la administración.

En 2013, Tarrio, también conocido como Henry Tarrio Jr, fue condenado por dos delitos graves de clase C, uno de clase D y uno de clase E por robar y revender $ 1.2 millones en tiras reactivas para la diabetes de Abbott Labs, y cumplió 16 meses en una prisión federal. Los registros judiciales muestran que fue puesto en libertad en diciembre de 2014 con dos años de libertad condicional y se le ordenó pagar una restitución por el total de $ 1.2 millones.

El sábado, Tarrio fue acompañada a la mansión ejecutiva por otros miembros de Latinos for Trump, incluida Bianca García, la presidenta del grupo, y su hijo, Armani García, ex becario de la representante Jody Hice, republicana por Georgia. No está claro si los latinos por Trump solicitaron su gira por la Casa Blanca, y no está claro por qué Tarrio recibió un pase de seguridad.

En el pasado, a las personas que han sido invitadas a la Casa Blanca específicamente por su trabajo en la reforma de la justicia penal se les ha negado la entrada. Por ejemplo, a Vicki López, ex comisionada del condado de Florida que había sido condenada previamente a 27 meses en una prisión federal por fraude postal, no se le permitió ingresar a la Casa Blanca de Obama en 2009, a pesar de recibir una conmutación del ex presidente Bill Clinton. Las personas con condenas previas que pueden ingresar generalmente reciben insignias especiales y escoltas personales. Sería muy inusual que alguien con antecedentes penales de Tarrio ingresara a la Casa Blanca sin que alguien de alto rango en la administración manejara personalmente los hilos, según el exfuncionario de la Casa Blanca.

Un portavoz de la Casa Blanca se negó a responder cuando se le preguntó quién había registrado a Tarrio el sábado: el ala este, donde suelen ingresar los visitantes, o la oficina ejecutiva del presidente.

Durante el primer debate presidencial en septiembre, Trump tuvo la oportunidad de denunciar a los supremacistas blancos y a los grupos violentos de extrema derecha, específicamente, el oponente demócrata Joe Biden lo invitó a condenar a The Proud Boys. Trump no denunció al grupo, pero les dijo "que se aparten y se mantengan al margen", una directiva que el grupo tomó como respaldo. La cuenta de Proud Boys Telegram escribió: "De pie y de pie junto al señor". Otra cuenta conocida incorporó una versión de la frase - "Retrocede. Stand by" - en un nuevo logotipo de grupo.

"Creo que esta cosa de 'retrocede, espera' será otro dicho de Proud Boy", dijo Tarrio a The Daily Beast. (La Bestia señaló que los lemas anteriores eran: "Occidente es el mejor" y la advertencia "F * ck Around and Find Out").

Trump finalmente condenó al grupo en una entrevista con Fox News dos días después, pero también afirmó que no sabía "casi nada" sobre ellos. "Condeno a los Proud Boys", dijo Trump. "No sé mucho sobre los Proud Boys, casi nada, pero lo condeno".

Los Proud Boys se identifican a sí mismos como "chovinistas occidentales", pero niegan ser parte de la extrema derecha racista. Los miembros afirman que en cambio son simplemente un grupo de hombres que promueve una ideología de "corrección anti-política" y "culpa contra los blancos", según el Southern Poverty Law Center.

En su cuestionario para candidatos de la Ballotpedia de 2020, Tarrio citó como su libro favorito el de 2001 de Pat Buchanan "La muerte de Occidente: cómo las poblaciones moribundas y las invasiones de inmigrantes ponen en peligro nuestro país y civilización".

"Este libro muestra los crecientes problemas y la división en nuestro país", escribió Tarrio. "Me permite aprender a encontrar soluciones para conservar nuestra nación y restaurar el amor que le tenemos. No somos una nación perfecta, pero debemos esforzarnos todos los días para acercarnos lo más posible a la perfección".

El proceso de iniciación del grupo exige que los aspirantes, entre otras cosas, denuncien la masturbación y reciten cinco marcas de cereales para el desayuno mientras luchan contra un ataque de otros miembros. El requisito final para ser miembro implica "una gran lucha por la causa", dijo el fundador Gavin McInnes a Metro.us en una entrevista de 2017.

"Te dan una paliza, pateas un antifa" y posiblemente te arresten, explicó McInnes.

"Sus actos de rechazo a la intolerancia son desmentidos", dice el SPLC en su perfil del grupo. "Los Proud Boys de rango y archivo y los líderes regularmente lanzan memes nacionalistas blancos y mantienen afiliaciones con extremistas conocidos. Son conocidos por su retórica antimusulmana y misógina".

En 2017, Proud Boys marcharon en el mitin Unite the Right en Charlottesville, Virg., Pero después de que un ataque terrorista neonazi contra manifestantes dejara a una mujer muerta, el fundador del grupo, Gavin McInness, buscó crear distancia con el movimiento supremacista blanco. En los últimos meses, los miembros se han presentado para contrarrestar las protestas de Black Lives Matter, y el mes pasado el presidente Trump compartió un video de una pelea de Proud Boys después de las elecciones en DC, editado selectivamente para que parezca que un miembro fue una víctima, no un instigador. .

El grupo ha realizado mítines a los que asistieron cientos de miembros, muchos de ellos armados. Sin embargo, su presidente, Tarrio, no puede poseer legalmente un arma, porque es un delincuente convicto. A menudo aparece en fotografías con un chaleco táctico con una bebida alcohólica malteada con sabor a fruta metida en un bolsillo delantero.

Los Proud Boys también tienen vínculos con Roger Stone, socio de Trump desde hace mucho tiempo y delincuente convicto, y están abiertos sobre su apoyo al presidente saliente. Otro líder, Joe Biggs, se jactó el año pasado de que estaba cenando con Trump en el hotel del presidente en D.C. y compartió una foto de él mismo sentado junto a la senadora Lindsey Graham, republicana por Carolina del Sur. El programa oficial de Trump esa noche incluyó "comentarios en una recepción del comité de recaudación de fondos" en el Trump International Hotel a las 8:00 PM.
La visita de Tarrio el sábado coincidió con una manifestación en la capital del país donde miles de manifestantes de derecha, incluidos varios cientos de Proud Boys, algunos de ellos vestidos con chalecos tácticos y uniformes, salieron a las calles para protestar por la derrota electoral de Trump.

Este enero, Tarrio lanzó su desafortunada campaña para el Congreso con una fiesta de lanzamiento en el Trump National Doral en Miami el 25 de enero (Tarrio tuvo que aceptar el respaldo de Roger Stone en ausencia esa noche, ya que el confidente de Trump había sido arrestado esa mañana). Cerca de 300 personas asistieron al evento, que fue el final de la reunión de invierno del Comité Nacional Republicano y terminó con fuegos artificiales.

Sin embargo, los registros financieros de su campaña no indican ningún pago en la noche que no sea un gasto de $ 900 el 27 de enero en el restaurante BLT Prime de Trump en Washington, DC (también hay un BLT Prime en el club Doral de Trump) .Tarrio luego se jactó de que "Superamos nuestras expectativas en tres veces con más de 250 en el edificio".

Un portavoz de la Casa Blanca remitió las preguntas de Salon sobre los controles de seguridad al Servicio Secreto de Estados Unidos. El Servicio Secreto no respondió a múltiples solicitudes de comentarios.

Roger Sollenberger

Roger Sollenberger es redactor de plantilla en Salon. Síguelo en Twitter @SollenbergerRC.

MÁS DE Roger SollenbergerSIGUE SollenbergerRC


La falta de apoyo público al príncipe Harry

Algo interesante que puede haber pasado por muchas de nuestras cabezas: aunque Meghan ha recibido mucho apoyo público de amigos como Jessica Mulroney, Serena Williams y Lindsay Roth, Harry no ha recibido el mismo trato por parte de su propio círculo de amigos. La razón: muchos de sus amigos de la infancia también mantienen una estrecha relación con William. El efecto secundario de hermanos cercanos en edad (Harry cumple 37 este año, mientras que William tiene 39 en junio) significa muchos amigos compartidos y lealtades divididas. Como Ruiz nota en ella Feria de la vanidad pieza, no puedes ir en contra de uno u otro, especialmente cuando uno va a ascender al trono algún día.

imágenes falsas


¿Sabías?

Antes de que hubiera coches aquí, había telares. Construido en 1923, este edificio originalmente albergaba la tienda de tejidos de Biltmore Industries y tenía un total de 40 telares en funcionamiento constante, produciendo pernos de algunas de las mejores telas de lana tejidas a mano del país. Los clientes incluían a Thomas Edison, Henry Ford, Helen Keller y varios presidentes y primeras damas de EE. UU. Y algunos incluso tenían telas con su nombre, como Coolidge Red y Hoover Grey.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

No fue el único incidente de la noche, ya que estalló una pequeña pelea separada antes de que comenzara el evento principal.

Otro video publicado en las redes sociales muestra a cuatro hombres involucrados en un altercado físico.

A pesar del caos en las gradas, Ruiz pudo mantener la compostura y llevarse la victoria con los jueces anotando los combates 117-110, 118-109 y 118-109.

La seguridad hizo todo lo posible para sofocar las escenas, que no fue la primera pelea de audiencia de la noche.

Después de la pelea, Ruiz dijo: 'Chris es un veterano y un golpeador duro. Hicimos lo que teníamos que hacer esta noche. Conseguimos la victoria que queríamos.

“Estaba en mi punto más bajo y ahora tengo que subir la escalera de nuevo. Estoy agradecido por la victoria y estoy listo para pasar a la siguiente.

'Me atrapó con una buena mano derecha limpia en la segunda ronda. Estaba demasiado confiado y dejé caer mi mano un poco. Me quito el sombrero ante él.

“Seguimos empujando y empujando. Cambié y comencé a concentrarme en contraatacar y trabajar el cuerpo.

'Sentí un poco de óxido y sé que otros luchadores pueden identificarse con eso. Si quiere devolverlo, lo haremos con él.

Ruiz perdió sus campeonatos mundiales ante Joshua luego de perder su revancha en diciembre de 2019, una batalla que perdió luego de ganar peso y culpar a la 'fiesta'.

Ruiz se recuperó de una caída en el segundo asalto para vencer a Chris Arreola en su regreso al boxeo


El líder de Proud Boys, Enrique Tarrio, tiene un historial de informante en investigaciones criminales

Después de ser arrestado en 2012, Tarrio comenzó a trabajar como informante encubierto para la aplicación de la ley federal y local, ayudando en el enjuiciamiento de más de una docena de personas en casos de drogas, juegos de azar y tráfico de personas, informó Reuters.

Su papel en los casos salió a la luz en una audiencia judicial de 2014 en Miami, cuando un fiscal y un abogado defensor pidieron reducir la sentencia de Tarrio en un caso de fraude debido a su cooperación con las fuerzas del orden, informó Reuters, basándose en una transcripción de la audiencia.

Tarrio y otros dos acusados ​​se habían declarado culpables en un caso de fraude relacionado con el reetiquetado y la venta de kits de prueba de diabetes robados, según Reuters.

El entonces abogado de Tarrio, Jeffrey Feiler, llamó a Tarrio un informante "prolífico" que ayudó a la policía a descubrir tres casas de cultivo. También ayudó en casos relacionados con esteroides anabólicos.

En un caso de tráfico de personas, Tarrio se reunió y negoció pagar 11.000 dólares para traer familiares ficticios a Estados Unidos desde otro país, dijo su abogado en la corte, según Reuters.

En una entrevista con Reuters, Tarrio negó haber actuado como informante, pero el exfiscal en su caso de fraude reconoció su papel en un comunicado al medio.

La fiscal federal Vanessa Singh Johannes confirmó a Reuters que "cooperó con las fuerzas del orden locales y federales para ayudar en el enjuiciamiento de quienes dirigen otras empresas delictivas independientes, que van desde la administración de casas de cultivo de marihuana en Miami hasta la operación de esquemas de fraude farmacéutico".

Tarrio se involucró con Proud Boys cuando se fundó durante la campaña del ex presidente Donald Trump en 2016.

Se convirtió en el presidente del grupo en 2018, le dijo anteriormente a Insider.

Los Proud Boys se fundaron como un grupo de hombres en gran parte a favor de Trump que se unieron en sus creencias sexistas y discriminatorias.

Sus miembros han estado involucrados en peleas callejeras en los Estados Unidos y varios han sido arrestados por su papel en los disturbios del Capitolio el mes pasado.

Tarrio había sido arrestado días antes de la insurrección y expulsado de Washington, DC, debido a las acusaciones de que quemó una bandera de Black Lives Matter en una marcha anterior a favor de Trump en la ciudad.

Los líderes de Proud Boys han sostenido durante mucho tiempo que el grupo no está asociado con la supremacía blanca. Tarrio, un cubanoamericano, dijo en una entrevista en septiembre con Insider que si bien el grupo es "un poco tosco", no es una organización de supremacía blanca. "Denuncio la supremacía blanca y denuncio el fascismo y el comunismo", dijo.

Sin lugar a dudas, el grupo alberga a miembros que tienen puntos de vista racistas, supremacistas blancos, antiislámicos y antisemitas. El Southern Poverty Law Center, una organización sin fines de lucro que rastrea el extremismo, clasifica a los Proud Boys como un grupo de odio.

Tarrio le dijo anteriormente a Insider que ahora gana un ingreso vendiendo productos de la marca Proud Boys en línea, y que solía trabajar como "contratista" del gobierno, sin dar más detalles.

"Esto es lo que hago las 24 horas del día, los 7 días de la semana", dijo, "vendo camisetas".

Tarrio no respondió de inmediato un mensaje de Insider en busca de comentarios el miércoles.


Fans de Harry Potter sorprendidos por escena de sexo secreta en prisionero de Azkaban

Mientras los créditos finales aparecen en Prisoner of Azkaban, puedes ver el mapa de merodeadores en el fondo. Y está funcionando. Muestra dónde están todas las personas dentro de Hogwarts. Los créditos finales duraron aproximadamente 11 minutos. Eso lo convirtió en los créditos finales más largos de la historia en ese momento. Rus Wetherell tardó 20 días solo en trabajar en los créditos. Y trabajó todo el día y la noche.

En uno de sus momentos de mucho cansancio (las 4 de la mañana) se dio cuenta de que había un espacio en el castillo donde no pasaba nada. El dijo Correo Huffington: “Había un hueco en la obra de arte, era como una oportunidad para tener un par de estudiantes escondidos allí.

“Así que lancé un par de pies hacia abajo. Era algo que resultaba divertido para los adultos del público y los niños no lo entenderían realmente ".

Echemos un vistazo al único par de huellas que muestran a una persona de espaldas a la pared y con las piernas separadas. Hay otro par de huellas que miran hacia adentro con los pies en movimiento.


Enrique (Harry) Ruiz-Williams - Historia

El Dr. Harry Lang asistió a la Escuela para Sordos de Western Pennsylvania, obtuvo una licenciatura en Física de Bethany College, una maestría en Ingeniería Eléctrica del Instituto de Tecnología de Rochester y su doctorado en Educación de la Universidad de Rochester.Lang ha enseñado en el Instituto Técnico Nacional para Sordos (NTID) desde 1969, primero en el Departamento de Física y luego como miembro de la facultad en el Programa de Maestría en Ciencias en Educación Secundaria para Estudiantes Sordos o con Problemas Auditivos. También es un autor prolífico, incluyendo Edmund Booth: A Deaf Pioneer, Teaching from the Heart and Soul: The Robert F. Panara Story, y Deaf Persons in the Arts and Sciences: A Biographical Dictionary (en coautoría con Bonnie Meath-Lang ). El diccionario incluye 150 biografías de científicos, artistas, ingenieros, actores, escritores, poetas y otros profesionales sordos. En 2006, Lang recibió el Premio de Beca de Fideicomisarios del Instituto de Tecnología de Rochester en reconocimiento por establecer un historial sobresaliente de becas académicas.

Los archivos biográficos de Harry Lang para personas sordas en las artes y las ciencias incluyen archivos biográficos sobre científicos, artistas, ingenieros, actores, escritores, poetas y otros profesionales sordos. La mayoría de los archivos contienen recortes, artículos y otras notas de investigación.

Lang, Harry G.
Meath- Lang, Bonnie

El Dr. Harry Lang es un profesor sordo que se jubiló después de 41 años en el Instituto Técnico Nacional para Sordos en el Instituto de Tecnología de Rochester. Enseñó física y matemáticas a tiempo completo durante 14 años, presidió el departamento de desarrollo docente de NTID durante 7 años y también enseñó un curso de métodos a candidatos a maestros de ciencias y matemáticas durante más de 30 años. Lang se trasladó a tiempo completo al programa de preparación de maestros de Maestría en Ciencias en Educación Secundaria (MSSE) en el otoño de 2006. Al jubilarse en 2011, fue honrado con el rango de Profesor Emérito. Lang se graduó de la Escuela para Sordos de Western Pennsylvania y obtuvo su licenciatura en Física de Bethany College (West Virginia), su maestría en Ingeniería Eléctrica del Instituto de Tecnología de Rochester y su doctorado en Educación de la Universidad de Rochester. Su investigación en NTID se centró principalmente en la enseñanza y el aprendizaje y el uso de signos técnicos en el aula de ciencias y matemáticas. Ha publicado más de 50 trabajos de investigación y teóricos sobre la enseñanza de ciencias y matemáticas a estudiantes sordos. Lang ha publicado nueve libros. Educando a los estudiantes sordos: de la investigación a la práctica, publicado por Oxford University Press, fue coautor con Marc Marschark y John Albertini. Sus otros libros incluyen tres biografías importantes. Edmund Booth, Deaf Pioneer se publicó en 2004. Teaching From the Heart and Soul: The Life and Work of Robert F. Panara y, Moments of Truth: Robert R. Davila, the Story of a Deaf Leader (con Oscar Cohen y Joseph Fischgrund ) se publicaron en el otoño de 2007. También publicó una historia de NTID, From Dream to Reality (con Karen Conner) y un libro sobre las contribuciones de mujeres y hombres sordos en los campos de la ciencia desde el Renacimiento (Silence of the Spheres: La experiencia de los sordos en la historia de la ciencia. Fue coautor con Bonnie Meath-Lang de Personas sordas en las artes y las ciencias: un diccionario biográfico, que incluye 150 biografías de científicos, artistas, ingenieros, actores, escritores, poetas y otros profesionales sordos. Un teléfono propio: la insurrección de los sordos contra Ma Bell, es una historia de la invención del acoplador telefónico acústico y su impacto en la vida de las personas sordas, y fue publicada por Gallaudet University Press. También escribió una historia de su alma mater, Western Pennsylvania School for the Deaf. Lang fue el asesor principal del equipo de producción del documental de PBS, Through Deaf Eyes. En 2008, los cineastas, Larry Hott y Diane Garey, recibieron el Premio DuPont Columbia de Periodismo por esta película, que se considera el Premio Pulitzer de documentales de televisión. En 1984, Lang fue honrado en RIT con el Premio Eisenhart a la enseñanza sobresaliente, y en 2006, recibió el Premio de Becas de Fideicomisarios del Instituto de Tecnología de Rochester en reconocimiento por establecer un historial sobresaliente de becas académicas.

La investigación de Harry Lang sobre la colección de historia del NTID contiene correspondencia, artículos, recortes, informes, líneas de tiempo, cronologías y otros materiales diversos relacionados con la investigación de Harry Lang sobre el tema de la historia del NTID.

La colección fue donada a RIT Archive Collections por Harry Lang en septiembre de 2016. Número (s) de acceso: 2016: 057

Acerca de Harry Lang El Dr. Harry Lang asistió a la Escuela para Sordos de Western Pennsylvania, obtuvo una licenciatura en Física de Bethany College, una maestría en Ingeniería Eléctrica del Instituto de Tecnología de Rochester y su doctorado en Educación de la Universidad de Rochester. Lang ha enseñado en el Instituto Técnico Nacional para Sordos (NTID) desde 1969, primero en el Departamento de Física y luego como miembro de la facultad en el Programa de Maestría en Ciencias en Educación Secundaria para Estudiantes Sordos o con Problemas Auditivos. También es un autor prolífico, incluyendo Edmund Booth: A Deaf Pioneer, Teaching from the Heart and Soul: The Robert F. Panara Story, y Deaf Persons in the Arts and Sciences: A Biographical Dictionary (en coautoría con Bonnie Meath-Lang ). El diccionario incluye 150 biografías de científicos, artistas, ingenieros, actores, escritores, poetas y otros profesionales sordos. En 2006, Lang recibió el Premio de Beca de Fideicomisarios del Instituto de Tecnología de Rochester en reconocimiento por establecer un historial sobresaliente de becas académicas. Acerca de Edmund Booth Edmund Booth nació el 24 de agosto de 1810. A los cinco años, perdió la vista y el oído parcialmente debido a una enfermedad. Asistió a la Escuela para Sordos de Connecticut, y finalmente enseñó en la escuela durante cinco años. Desde allí viajó a Iowa y ayudó a fundar la ciudad de Anamosa. Booth dejó Iowa para buscar fortuna en la fiebre del oro de California en 1849. En 1854 regresó a Anamosa y compró el periódico local, The Anamosa Eureka. Booth no solo era dueño del periódico, también se desempeñó como escritor y editor. Booth también fue un apasionado defensor de la educación de los niños sordos y tuvo una gran influencia en el establecimiento de la Escuela Estatal de Iowa para Sordos y la Asociación Nacional de Sordos. Edmund Booth murió en Anamosa, Iowa en 1905.

La colección de Harry Lang sobre Edmund Booth consiste principalmente en fotocopias del material de investigación que Lang utilizó para escribir su libro, Edmund Booth: Deaf Pioneer. Los materiales incluyen correspondencia, recortes y recuerdos de miembros de la familia de Booth. Los temas incluyen información biográfica, la ciudad de Anamosa, Iowa y la fiebre del oro de California.

Lang, Harry G.
Stand, Edmund, 1810-1905

El Dr. Harry Lang asistió a la Escuela para Sordos de Western Pennsylvania, obtuvo una licenciatura en Física de Bethany College, una maestría en Ingeniería Eléctrica del Instituto de Tecnología de Rochester y su doctorado en Educación de la Universidad de Rochester. Lang ha enseñado en el Instituto Técnico Nacional para Sordos (NTID) desde 1969, primero en el Departamento de Física y luego como miembro de la facultad en el Programa de Maestría en Ciencias en Educación Secundaria para Estudiantes Sordos o con Problemas Auditivos. También es un autor prolífico, incluyendo Edmund Booth: A Deaf Pioneer, Teaching from the Heart and Soul: The Robert F. Panara Story, y Deaf Persons in the Arts and Sciences: A Biographical Dictionary (en coautoría con Bonnie Meath-Lang ). El diccionario incluye 150 biografías de científicos, artistas, ingenieros, actores, escritores, poetas y otros profesionales sordos. En 2006, Lang recibió el Premio de Beca de Fideicomisarios del Instituto de Tecnología de Rochester en reconocimiento por establecer un historial sobresaliente de becas académicas. Acerca de Robert Panara El primer miembro de la facultad sordo de NTID y una figura clave en su historia, Robert Panara fue contratado en 1967 para ayudar a establecer NTID en el campus de RIT. Jugó un papel decisivo en la planificación del plan de estudios de NTID y en la preparación del personal de RIT con clases de ASL. Enseñó inglés en NTID y fundó el Drama Club en 1970, que se ha convertido en un programa completo de artes escénicas con numerosas producciones anuales en el teatro de NTID nombradas en su honor. Fue en la celebración del vigésimo aniversario de NTID en 1988 que se dedicó el Teatro Robert F. Panara. Panara es reconocido como uno de los fundadores del Teatro Nacional de Sordos. Fue el único miembro sordo de la Junta Asesora Nacional y el primer miembro de la facultad de NTID. También fue galardonado con el premio RIT Founders Award por su trayectoria de logros y servicio dedicado a RIT. Panara se retiró de NTID en 1987.

La colección de Harry Lang de libros de Robert Panara de Shakespeare incluye catorce novelas de bolsillo y obras de teatro de William Shakespeare y utilizadas por Robert Panara para enseñar Shakespeare a los sordos. Los libros contienen las notas de enseñanza del Sr. Panara en los márgenes. Cada libro está firmado por el Sr. Panara.

La colección fue donada por Harry Lang. Número (s) de acceso: 2015: 002

Lang, Harry G.
Panara, Robert
Shakespeare, William, 1564-1616

El Dr. Harry Lang asistió a la Escuela para Sordos de Western Pennsylvania, obtuvo una licenciatura en Física de Bethany College, una maestría en Ingeniería Eléctrica del Instituto de Tecnología de Rochester y su doctorado en Educación de la Universidad de Rochester. Lang ha enseñado en el Instituto Técnico Nacional para Sordos (NTID) desde 1969, primero en el Departamento de Física y luego como miembro de la facultad en el Programa de Maestría en Ciencias en Educación Secundaria para Estudiantes Sordos o con Problemas Auditivos. También es un autor prolífico, incluyendo Edmund Booth: A Deaf Pioneer, Teaching from the Heart and Soul: The Robert F. Panara Story, y Deaf Persons in the Arts and Sciences: A Biographical Dictionary (en coautoría con Bonnie Meath-Lang ). El diccionario incluye 150 biografías de científicos, artistas, ingenieros, actores, escritores, poetas y otros profesionales sordos. En 2006, Lang recibió el Premio de Beca de Fideicomisarios del Instituto de Tecnología de Rochester en reconocimiento por establecer un historial sobresaliente de becas académicas. Acerca de Robert Panara El primer miembro de la facultad sordo en NTID, y una figura clave en su historia, Robert Panara fue contratado en 1967 para ayudar a establecer NTID en el campus de RIT. Jugó un papel decisivo en la planificación del plan de estudios de NTID y en la preparación del personal de RIT con clases de ASL. Enseñó inglés en NTID y fundó el Drama Club en 1970, que se ha convertido en un programa completo de artes escénicas con numerosas producciones anuales en el teatro de NTID nombradas en su honor. Fue en la celebración del vigésimo aniversario de NTID en 1988 que se dedicó el Teatro Robert F. Panara. Panara es reconocido como uno de los fundadores del Teatro Nacional de Sordos. Fue el único miembro sordo de la Junta Asesora Nacional y el primer miembro de la facultad de NTID. También fue galardonado con el premio RIT Founders Award por su trayectoria de logros y servicio dedicado a RIT. Panara se retiró de NTID en 1987.

La colección de Harry Lang sobre Robert Panara incluye materiales originales de Panara, así como correspondencia y artículos que Lang recopiló mientras investigaba el libro Teaching from the Heart and Soul: The Robert F.Panara Story (Washington, D.C .: Gallaudet University Press, 2007). Otros materiales incluyen notas, artículos de periódicos estudiantiles e informes de clase de los años de Panara en Gallaudet y artículos, libros y programas relacionados con el Teatro Nacional de Sordos. Una pequeña cantidad de documentación cubre la vida personal de Panara, incluida su familia y una biografía.

Lang, Harry G.
Panara, Robert

El Dr. Harry Lang es un profesor sordo que se jubiló después de 41 años en el Instituto Técnico Nacional para Sordos en el Instituto de Tecnología de Rochester. Enseñó física y matemáticas a tiempo completo durante 14 años, presidió el departamento de desarrollo docente de NTID durante 7 años y también enseñó un curso de métodos a candidatos a maestros de ciencias y matemáticas durante más de 30 años. Lang se trasladó a tiempo completo al programa de preparación de maestros de Maestría en Ciencias en Educación Secundaria (MSSE) en el otoño de 2006. Al jubilarse en 2011, fue honrado con el rango de Profesor Emérito. Lang se graduó de la Escuela para Sordos de Western Pennsylvania y obtuvo su licenciatura en Física de Bethany College (West Virginia), su maestría en Ingeniería Eléctrica del Instituto de Tecnología de Rochester y su doctorado en Educación de la Universidad de Rochester. Su investigación en NTID se centró principalmente en la enseñanza y el aprendizaje y el uso de signos técnicos en el aula de ciencias y matemáticas. Ha publicado más de 50 trabajos de investigación y teóricos sobre la enseñanza de ciencias y matemáticas a estudiantes sordos. Lang ha publicado nueve libros. Educando a los estudiantes sordos: de la investigación a la práctica, publicado por Oxford University Press, fue coautor con Marc Marschark y John Albertini. Sus otros libros incluyen tres biografías importantes. Edmund Booth, Deaf Pioneer se publicó en 2004. Teaching From the Heart and Soul: The Life and Work of Robert F. Panara y, Moments of Truth: Robert R. Davila, the Story of a Deaf Leader (con Oscar Cohen y Joseph Fischgrund ) se publicaron en el otoño de 2007. También publicó una historia de NTID, From Dream to Reality (con Karen Conner) y un libro sobre las contribuciones de mujeres y hombres sordos en los campos de la ciencia desde el Renacimiento (Silence of the Spheres: La experiencia de los sordos en la historia de la ciencia. Fue coautor con Bonnie Meath-Lang de Personas sordas en las artes y las ciencias: un diccionario biográfico, que incluye 150 biografías de científicos, artistas, ingenieros, actores, escritores, poetas y otros profesionales sordos. Un teléfono propio: la insurrección de los sordos contra Ma Bell, es una historia de la invención del acoplador telefónico acústico y su impacto en la vida de las personas sordas, y fue publicada por Gallaudet University Press. También escribió una historia de su alma mater, Western Pennsylvania School for the Deaf. Lang fue el asesor principal del equipo de producción del documental de PBS, Through Deaf Eyes. En 2008, los cineastas, Larry Hott y Diane Garey, recibieron el Premio DuPont Columbia de Periodismo por esta película, que se considera el Premio Pulitzer de documentales de televisión. En 1984, Lang fue honrado en el RIT con el Premio Eisenhart a la enseñanza sobresaliente, y en 2006, recibió el Premio de Becas de Fideicomisarios del Instituto de Tecnología de Rochester en reconocimiento por establecer un historial sobresaliente de becas académicas. Donó cintas de video y libros que se utilizaron para investigar su libro, "Un teléfono propio".

Cinta VHS 1: Desarrollo histórico de dispositivos de telecomunicaciones (TTY): Entrevistas con Pete Seilor, Carmen Sciandra, Connie Menkis, Sally Taylor, Joe Bochner, Ellie Rosenfield-3/30/1998. Cinta VHS 2: Entrevistas de historia TTY: Harry Lang con H Breunig, J Marsters y Andrea Saks. Dakota del Norte. Cinta VHS 3: Historias TTY personales de la Convención NAD. Dakota del Norte. (1 hora y 7 minutos) Hay dos textos mecanografiados de From Dream to Reality, copias iniciales con ediciones que documentan la historia de NTID, escritas primero por Lynne D. Williams y luego publicadas por Harry Lang y Karen Conner.

La colección fue donada a RIT Archive Collections por Harry Lang en septiembre de 2013. Número (s) de acceso: 2013: 085

Lang, Harry G.
Weitbrecht, Robert H.

Esta colección fue donada a RIT Archive Collections por Harry G. Lang en 2007. Número (s) de acceso: 2007: 023

Marsters, James C.
Weitbrecht, Robert H.
Lang, Harry G.

El Instituto Técnico Nacional para la Asociación de Antiguos Alumnos Sordos (NTIDAA) y los Programas de Antiguos Alumnos de la NTID se fundaron en 1974. La NTIDAA se fundó para crear y fomentar programas y actividades que fortalezcan una relación mutuamente valiosa y de por vida entre el Instituto y el Instituto Técnico Nacional para Sordos ( NTID) ex alumnos. NTIDAA buscó ser un líder entre las instituciones pares en lo que respecta a las relaciones con los egresados ​​y proporcionar una comunicación abierta entre sus egresados. Inicialmente se organizó bajo la Asociación de Antiguos Alumnos de RIT y NTID. Se eligió a un ex alumno sordo para ser representante en el consejo. Los primeros capítulos de exalumnos de NTIDAA se establecieron en Chicago, Houston, Los Ángeles, Nueva York, Filadelfia, Rochester, NY y Washington, DC La Oficina de Relaciones de Exalumnos de NTID se estableció en 1990 y reunió las necesidades y recursos de los exalumnos así como los servicios de NTID. La Oficina de Relaciones con Exalumnos ayudó a los capítulos a reclutar futuros estudiantes, ubicar a los estudiantes y graduados en trabajos o trabajos cooperativos y recomendar oportunidades de educación continua para que los exalumnos aprendan nuevas habilidades. También se estableció una junta asesora nacional compuesta por exalumnos, que se reunió anualmente para discutir las actividades futuras de la Oficina de Relaciones con Exalumnos de la NTID. La misión actual de NTIDAA es promover las relaciones entre los ex alumnos, así como preservar la herencia y el espíritu de los ex alumnos de NTID. La NTIDAA brinda oportunidades para que los exalumnos participen en actividades, eventos y operaciones de la NTIDAA para exalumnos. Según From Dream to Reality: The National Technical Institute for the Deaf, A College of Rochester Institute of Technology por Harry G. Lang y Karen K. Conner, a fines de la década de 1990, había 20 clubes y capítulos en todo el país con 3.500 miembros.

Douglas Lang se graduó de la Escuela de Fotografía de RIT. Asistió a RIT de 1961 a 1964.

El profesor Harry Rab enseñó electrónica en la Facultad de Ciencias y Gestión de la Impresión de la Facultad de Artes Gráficas y Fotografía de 1974 a 1991. Poco después de su llegada, Rab reestructuró el curso de electrónica utilizando su amplia experiencia en la industria en el desarrollo de máquinas de fotocomposición y en ingeniería electrónica. En agosto de 1984, la Escuela de Imprenta acogió la 59ª convención anual de la Asociación Internacional de Educación en Artes Gráficas. Rab jugó un papel decisivo en la organización de la conferencia para la escuela.

La colección de diapositivas de Harry Rab contiene imágenes de las instalaciones de la Escuela de Ciencias y Gestión de la Impresión de RIT y un guión sobre el Instituto y el programa de impresión. Las diapositivas y el guión se compilaron con Linda Tolan (Tolan participó en el reclutamiento de RIT), como una presentación de diapositivas para los futuros estudiantes. El profesor Rab visitó varias ciudades durante un período de aproximadamente dos años, 1989-1990. Las diapositivas muestran una descripción general del programa de impresión, incluidas las instalaciones y los principales laboratorios. Las instalaciones fueron vistas como un atractivo especial para los estudiantes potenciales. Además de las diapositivas, la colección contiene un guión con información sobre RIT y la Escuela de Administración y Ciencias de la Impresión y dos páginas de notas sobre las diapositivas.

Número (s) de acceso: 07:05 El profesor Harry Rab donó la colección a RIT Archives en enero de 2007.


¿Cuándo fue arrestado por la destrucción de una pancarta de Black Lives Matter?

The Washington Post informó que Tarrio fue arrestado por oficiales de DC con una orden judicial que lo acusaba de quemar una pancarta de Black Lives Matter en enero de 2021.

Supuestamente fue robado de una histórica iglesia negra durante una manifestación en diciembre de 2020, agregó el periódico.

La policía detuvo un vehículo en el que viajaba Tarrio, poco después de que ingresó al Distrito, dijo Dustin Sternbeck, un portavoz de la policía.

LAS VIDAS DE LOS NEGROS SON IMPORTANTES

U-KNEE-FIED

MOVIMIENTO DE CHOQUE

& # x27 USTED & # x27RE UN IMPOSTER & # x27

ESTACIONARLO!

COBERTURA DE EFECTIVO?

ESCAPAR DE LA JUSTICIA

Sternbeck confirmó que Tarrio ha sido acusado de un delito menor de destrucción de propiedad en relación con la quema del 12 de diciembre de una pancarta tomada de la Iglesia Metodista Unida de Asbury.

A partir del 5 de enero de 2021, Tarrio permanece detenido.

También ha sido acusado de dos cargos de posesión de dispositivos de alimentación de munición de alta capacidad.

Más de The Sun

Yobs se graban a sí mismos empujando y agarrando a Chris Whitty mientras el mejor médico intenta huir


Enrique (Harry) Ruiz-Williams - Historia

La gran presa St. Francis de William Mulholland se rompió tres minutos antes de la medianoche del 12 de marzo de 1928, lo que provocó que una pared de agua de 180 pies de altura se estrellara contra el Cañón de San Francisquito y se cobrara aproximadamente 470 vidas cuando las aguas de la inundación llegaron al Océano Pacífico en Ventura. .

El teclado del piano en el primer plano de esta fotografía es un inquietante recordatorio de las familias que fueron sorprendidas por sorpresa en medio de esa fatídica noche. La inundación fue el segundo peor desastre en la historia de California, solo superado por el terremoto y el incendio de San Francisco de 1906, y dejó un enorme depósito de limo y escombros donde alguna vez estuvieron los ranchos y el ganado.

En la ladera a lo lejos (mirando hacia el oeste), apenas se percibe el cementerio de la familia Ruiz. La rotura de la presa se cobró la vida de seis miembros de la familia Ruiz, Rosaria y Enrique Ruiz y cuatro de sus hijos, de entre ocho y treinta años, que fueron enterrados en el pequeño cementerio. La parada de la diligencia de Moore, construida alrededor de 1854 y más tarde conocida como & # 34Holland's & # 34 o & # 34Hollandsville & # 34, estaba ubicada justo debajo del cementerio.


Ver el vídeo: Larry Holmes on Going 48-0, Beating Ali, Losing to Tyson u0026 Holyfield, 2Pac Dis Full Interview (Enero 2023).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos