Nuevo

Alejandro el grande y la religión

Alejandro el grande y la religión

¿Alejandro impuso su politeísmo griego a los persas que conquistó o la helenización sucedió naturalmente a lo largo del tiempo y los soldados y comerciantes griegos que vivían entre ellos? o era otra cosa?


Fue una combinación de ambos.

Alejandro el Grande fomentó la difusión de la cultura griega, como señaló Plutarco en su obra. Sobre las fortunas de Alejandro:

Pero si examinas los resultados de la instrucción de Alejandro, verás que educó a los hircanianos para que respetaran el vínculo matrimonial y les enseñó a los aracosos a labrar la tierra, y persuadió a los sogdianos de que apoyaran a sus padres, no los mataran, y a los persas. reverenciar a sus madres y no casarlas. ¡Oh maravilloso poder de la Instrucción Filosófica, que llevó a los indios a adorar a los dioses griegos ya los escitas a enterrar a sus muertos, no a devorarlos! Admiramos el poder de Carneades, que hizo que Cleitomachus, antes llamado Asdrúbal y cartaginés de nacimiento, adoptara las costumbres griegas. Admiramos el carácter de Zenón, que convenció a Diógenes el Babilónico de ser filósofo. Pero cuando Alejandro estaba civilizando Asia, se leía comúnmente a Homero, y los hijos de los persas, de los susianos y de los gedrosianos aprendieron a cantar las tragedias de Sófocles y Eurípides. Y aunque Sócrates, cuando fue juzgado por el cargo de presentar deidades extranjeras, perdió su causa ante los informantes que infestaban Atenas, sin embargo, a través de Alejandro Bactria y el Cáucaso aprendieron a venerar a los dioses de los griegos.

Fuente

Si bien Alexander es conocido por impulsar la helenización en Asia, no vivió lo suficiente como para tener un efecto significativo. De hecho, fueron las personas que lo sucedieron (inmigrantes griegos, intelectuales, reyes sucesores) quienes continuaron el proceso y dieron un efecto duradero.

Los inmigrantes que vinieron de los estados griegos y se establecieron en asentamientos asiáticos trajeron consigo su cultura y religión. Los nativos a menudo se asimilaron a esta cultura griega y, a menudo, se opusieron a ella.

Sin embargo, los griegos que llegaron a Asia no acabaron con las religiones y culturas de los nativos. En algunos casos, adoptaron elementos extranjeros en su propia religión. Hay varios ejemplos de deidades griegas que han mezclado orígenes griegos / bárbaros como Serapis.


Alejandro el Grande NO hizo proselitismo ni impuso la religión olímpica en sus tierras subyugadas, incluido el pueblo persa.

La religión persa zoroástrica de siglos de antigüedad continuó 1000 años en la historia hasta la llegada del Islam (a través de los árabes). Fue esencialmente el Islam el que reemplazó al zoroastrismo persa y solo un pequeño porcentaje de los iraníes indígenas todavía se adhieren a la fe antigua. También están los "parsis" (o zoroastrianos persas) de la India, que se reubicaron en el subcontinente indio después de la llegada de los musulmanes árabes a Persia.

La campaña a favor del helenismo de Alejandro no buscaba convertir a los "bárbaros" (o no griegos) a la religión olímpica. Aunque Alejandro creía que tener un conocimiento o familiaridad con la religión olímpica era importante para las tierras y los pueblos que conquistó, la religión no estaba a la vanguardia de su campaña y misión. Hasta donde yo sé, ninguna de las tierras y pueblos que Alejandro conquistó se convirtió a la fuerza al Olimpianismo (Alejandro Magno era diferente a los conquistadores españoles o sultanes turcos, que convirtieron a muchas tierras y pueblos conquistados a sus respectivas religiones).

Para Alejandro, la lengua griega era primordial, por lo que los "bárbaros" necesitaban aprender griego (tanto como lengua formal como informal); y en cierto modo, el legado lingüístico griego de Alejandro impregnó muchas partes de su imperio durante varios siglos.


¿La Biblia menciona a Alejandro Magno?

El nombre "Alejandro" o "Alejandro Magno", en referencia al rey macedonio, nunca aparece en la Biblia. Sin embargo, los profetas Daniel y Zacarías escribieron profecías sobre Grecia y el Imperio macedonio de Alejandro. Las profecías no escatológicas de Daniel han demostrado ser tan confiables que algunos críticos han tratado de post-fechar sus escritos, aunque abundantes factores literarios, históricos y bíblicos apuntan a una fecha de escritura en el siglo VI a.C. (ver el tercer párrafo de este artículo). Zacarías, que escribió en algún momento entre 520 y 470 a.C., también fue mucho antes de que Alejandro llegara al poder.

Historia mundial que rodea a Alejandro Magno

El legado de Alejandro se hizo rápidamente, vivió brevemente y ha perdurado hasta el día de hoy. Nacido en 356 a.C. y murió 32 años después, solo reinó durante 13 años, la gran mayoría de los cuales pasó fuera de su estado natal de Macedonia. Su legendaria conquista de casi todo el mundo conocido resultó en uno de los imperios más grandes de la historia antigua. Alejandro derrocó a todo el Imperio Persa: Asia Menor, Persia, Egipto y todo lo demás, incluido Israel. Alejandro murió invicto en la batalla pero sin un heredero claro, lo que provocó la división de su imperio entre cuatro de sus generales.

Aunque el imperio de Alejandro se dividió, el helenismo que difundió continuó. El griego se convirtió en el idioma universal, y la cultura griega fue requerida o alentada en todas las partes del imperio dividido. Israel cambió de manos entre los reinos ptolemaico y seléucida. Más tarde, Israel obtuvo su independencia a partir del año 167 y ndash63 a. C., una época conocida como el período hasmoneo y registrado en los libros apócrifos de 1 y 2 Macabeos. El final de este período estuvo marcado por la conquista romana de Jerusalén en el 63 a. C.

Profecía sobre el Imperio

Daniel habla de una gran cantidad de eventos futuros que, como se mencionó anteriormente, han resultado ser ciertos. Por inspiración de Dios, Daniel predijo que habría una sucesión de cuatro imperios "globales". Su profecía incluía muchos detalles, incluido el hecho de que el Imperio griego se dividiría en cuatro partes.

La sucesión de los cuatro reinos:

El capítulo 2 de Daniel habla de la interpretación de Daniel del sueño del rey Nabucodonosor. Nabucodonosor soñó con una gran estatua hecha de una cabeza de oro, pecho y brazos de plata, vientre y muslos de bronce y piernas de hierro. Cada uno de estos metales es cada vez menos valioso y representa un reino diferente, el primero de los cuales Daniel identifica como Babilonia, el imperio de Nabucodonosor. Desde nuestro punto de vista en la historia, ahora sabemos que los cuatro reinos son los imperios babilónico, medopersa, griego y romano.

La conquista griega y la escisión:

Daniel también recibió una visión de la desaparición del Imperio Medo-Persa, que, en 539 a. C., había superado al Reino de Babilonia. Dios nombra específicamente los imperios Medo-Persa y Griego en Daniel 8: 20-21 y 10:20 y ndash11: 4. La primera mitad del capítulo 8 es un pasaje muy simbólico sobre un carnero y una cabra. El carnero tenía dos cuernos, uno más largo que el otro, que representaban el imperio de los medos y los persas (Daniel 8:20), y “nadie podía rescatarlo de su poder. Hizo lo que quiso y se engrandeció ”(Daniel 8: 4).

Entonces una cabra "vino del occidente" (Daniel 8: 5) con un solo cuerno entre sus ojos. El cuerno representa al rey Alejandro. La cabra mató al carnero y "se hizo muy grande, pero en el apogeo de su poder se le rompió el gran cuerno" (Daniel 8: 8), una predicción de la prematura muerte de Alejandro. En la visión de Daniel, el cuerno único es reemplazado por cuatro cuernos nuevos, que son "cuatro reinos que surgirán de su nación pero que no tendrán el mismo poder" (Daniel 8:22). Los cuatro nuevos reinos se mencionan nuevamente en Daniel 11: 4, que dice que “su imperio [de Alejandro] será dividido y dividido en parcelas hacia los cuatro vientos del cielo. No irá a sus descendientes, ni tendrá el poder que él ejerció ”. Estos pasajes describen, con dos siglos de antelación, precisamente lo que le sucedió a Alejandro y su imperio.

Aproximadamente 250 años antes de que Alejandro comenzara su conquista mundial, Dios le dio a Daniel un vistazo al futuro. Esto era importante para Daniel y su pueblo, ya que Dios también les dijo que regresarían a su tierra y que Él los cuidaría durante los próximos tiempos tumultuosos. Los reinos se levantan y caen, pero Dios sostiene el futuro y Su Palabra permanece.


Alejandro el Grande

Si bien es posible que no haya oído hablar de muchas personas en esta lista, estoy seguro de que ha oído hablar de Alejandro Magno. Alejandro el Grande es más conocido como conquistador y con razón. El imperio de Alejandro se extendió desde los Balcanes hasta el Indo. Si bien sus conquistas se mencionan con mucha frecuencia, la importancia histórica de su imperio a menudo se minimiza.

Historia

La vida de Alejandro no se vuelve realmente digna de mención hasta la edad de 16 años (el año es 340 a. C.), cuando Alejandro tomó el mando de su primer ejército. Lo hizo para aplastar una revuelta que había surgido en Tracia, mientras su padre hacía campaña contra la ciudad-estado Bzyantion. Después de demostrar su competencia como general, Phillip continuó dando a Alexander asignaciones militares en Grecia durante los siguientes 4 años. Muchas de estas misiones se ocuparon de sofocar la rebelión dentro de las posesiones macedonias en Grecia. Fue durante este tiempo que Alejandro estableció su reputación como un comandante despiadado, ya que arrasaría por completo cualquier ciudad que tomara las armas contra el gobierno de su padre. La razón de esto fue que Phillip estaba preparando una invasión del Imperio Persa y no quería que los griegos se rebelaran mientras él estaba en campaña. Antes de que estos planes pudieran realizarse, Phillip fue asesinado, lo que llevó a que la corona pasara a manos de Alejandro. Después de asegurar su sucesión, Alejandro cruzó a Turquía en el año 334 a. C. con un ejército masivo, comenzando la guerra con Persia, en el proceso. Sus hombres de lanza fuertemente armados y acorazados facilitaron el trabajo de los ejércitos de los sátrapas persas (gobernadores) en Turquía. Cuando terminó de conquistar Turquía, luchó y derrotó al principal ejército real persa que estaba dirigido personalmente por el rey persa, Darío III. Alexander inicialmente estaba perdiendo la batalla, pero logró cambiar el rumbo cuando cargó contra la posición de Darius, lo que provocó que el rey persa huyera. Con Darío temporalmente derrotado, Alejandro quedó libre para conquistar el Levante, Siria y Egipto prácticamente sin oposición. Cuando Alejandro había conquistado todas estas regiones, Darío había logrado reunir otro ejército. Los macedonios y persas se reunieron en Gaugamela (cerca de la actual Mosul, Irak), y una vez más Darío fue derrotado. La segunda derrota de Darío permitió a Alejandro entrar en el corazón de Persia y conquistar la capital persa en Persépolis. Con el imperio persa efectivamente destruido, Alejandro dirigió su atención al reino que bordeaba su nuevo imperio, la India. Alexander tuvo bastante éxito durante el corto tiempo que pasó en la India, pero se vio obligado a regresar a su hogar debido a los motines entre sus tropas, que habían sentido nostalgia después de estar en la guerra durante 15 años. En su viaje de regreso a Macedonia, Alejandro y sus tropas descansaron en la ciudad de Babilonia. Fue aquí donde Alejandro se enfermó y murió pocos días después a la edad de 35 años, el 11 de junio de 323 a. C.

Significado

Si bien Alejandro el Grande es más conocido por sus conquistas, esa es solo una de las razones por las que es uno de los hombres más importantes que jamás haya existido. El mayor impacto de Alexander en la historia proviene de su política de intercambio cultural, su política de sucesión poco clara que la ruptura de su imperio tras su muerte y la reputación que estableció.

Se puede argumentar que el aspecto más importante de las conquistas de Alejandro fueron sus políticas de intercambio cultural. Porque Alejandro quiso fusionar las culturas de todos los pueblos que conquistó. Con este fin, alentó los matrimonios mixtos entre sus soldados y súbditos conquistados, adoptó aspectos de la cultura persa en la corte y alentó los asentamientos macedonios y griegos en las tierras conquistadas (también tenía planes para que persas y otros súbditos se establecieran en Grecia y Macedonia, pero murió antes podrían promulgarse). Todos estos esfuerzos sirvieron para crear un crisol cultural que fusionó aspectos de la cultura persa y griega. Este intercambio condujo a una mayor difusión de la cultura y el conocimiento griegos, consolidando la cultura griega antigua como la base de todas las civilizaciones mediterráneas a seguir.

El segundo punto de importancia de las conquistas de Alejandro fueron sus propias conquistas. La destrucción del Imperio Persa y la organización de Grecia en una sola entidad cambió drásticamente el curso de la historia. La confederación griega unificada se liberó, por primera vez en siglos, de la influencia de los persas siempre invasores y de la destrucción que trajeron las guerras entre ciudades-estado. Esto, a su vez, permitió a la cultura griega superar finalmente a la cultura persa como la cultura dominante del Mediterráneo. Alejandro no solo afectó la geopolítica en vida, sino también en la muerte. Porque después de la muerte de Alejandro, sus generales se pelearon por su imperio. Eventualmente dividiéndolo en 4 reinos. Estos reinos continuaron existiendo durante los siguientes 300 años, todos ellos desempeñando un papel clave en la política mediterránea.

Finalmente, Alejandro estableció un legado que impulsó a los futuros grandes hombres (los más notables fueron Julio César y Napoleón) a aspirar a ser como él. Estas aspiraciones conducirían a algunas de las decisiones y eventos más importantes de la historia.

Para concluir, muchos ven las conquistas de Alejandro como su mayor contribución a la historia, pero de hecho esta es solo una parte de su papel. No solo debe ser recordado por sus conquistas, sino que también debe ser conocido por su promoción del intercambio cultural, los grandes cambios geopolíticos que desencadenó y el ejemplo que dio a los futuros grandes hombres. Todas estas son razones por las que Alejandro realmente merece ser conocido como el Grande.


¿Cómo cambió Alejandro el Grande el curso de la historia?

Alejandro el Grande es venerado como un visionario, un profeta, un hombre santo o incluso un santo hasta hoy, tanto en Oriente como en Occidente. (Imagen: Biblioteca de imágenes / Dominio público)

Alejandro el Grande no podría haber cambiado el curso de la historia sin el apoyo de su ejército. Y muchos soldados de su ejército eran mercenarios. Al mismo tiempo, se debe dar mucho crédito a su padre Felipe II, su madre Olimpia y su tutor Aristóteles. Pero aún así, Alexander merece la mayor parte del crédito. Para cuando tenía 26 años, ya se había ganado al otrora poderoso Imperio Persa.

Pasó casi medio siglo después de la muerte de Alejandro en 323 a. C. antes de que finalmente surgieran tres reinos estables: Grecia propiamente dicha, gobernada por los antigonidas, el sur de Turquía, Babilonia, Siria, Irán y Asia central, gobernada por los seléucidas y finalmente Egipto, gobernada por los Ptolomeos. La era desde la muerte de Alejandro Magno hasta la época de la conquista romana en el 30 a. C. se llama la era helenística. Esto se llama así porque durante esta era la cultura, el idioma y la administración helénica o griega se habían extendido por una gran área geográfica. Esto incluyó no solo a los países mencionados anteriormente, sino también a los actuales Afganistán, Pakistán y la región de Cachemira de la India.

Esta es una transcripción de la serie de videos El otro lado de la historia: la vida cotidiana en el mundo antiguo. Míralo ahora, en The Great Courses Plus.

Alexander organizó sus bodas en Susa

Algunos eruditos idealistas habían favorecido una vez la percepción de que Alejandro el Grande creía en la hermandad universal del hombre. Este es un hecho enormemente exagerado. La base de tal percepción fue un evento que se conoció como las bodas de Susa.

Esta fue una boda masiva que tuvo lugar solo un año antes de la muerte de Alejandro en 324 a. C. bajo sus auspicios en la ciudad persa de Susa. Él mismo se casó con la hija mayor del rey persa e hizo arreglos para casar a sus oficiales con honorables mujeres persas. Su propósito al organizar esta boda masiva era producir una raza mixta de élite greco-macedonia y persa.

También apoyó los matrimonios entre sus soldados y mujeres nativas, independientemente de que fueran persas o no, supuestamente hubo unos 10.000 matrimonios en total. Se puede decir que este fue uno de los experimentos sociales más valientes que jamás se hayan realizado. Sin embargo, el hecho es que Alejandro Magno lo vio como una actividad puramente política.

Alejandro Magno & # 8217s Visión

Para ponerlo en algún tipo de perspectiva, algunos resultados de la encuesta han indicado que solo en la última década la mayoría de los estadounidenses han dicho que no tienen ningún problema con los matrimonios mixtos entre africanos estadounidenses y blancos. Alejandro el Grande estaba pensando mucho antes de su tiempo. Pero eso no significa que la mayoría de los griegos también estuvieran pensando fuera de la caja. Eso está lejos de la verdad. De hecho, una gran mayoría de los griegos, incluidos los oficiales superiores macedonios de Alejandro, se sorprendieron. Entonces, este experimento falló, más aún debido a su muerte al año siguiente, es decir, 323 a. C.

Alejandro el Grande intentó cerrar la brecha Este-Oeste llevando a cabo un experimento social. (Imagen: Museo Británico / Dominio público)

Incluso entonces, debería decirse que Alejandro el Grande mostró una visión inclusiva inusualmente asombrosa. Estaba intentando cerrar la brecha Este-Oeste dando este pequeño paso. Aunque sus intenciones eran puramente políticas, y aunque sus hombres incendiaron y devastaron Persépolis, la capital persa, todavía merece crédito por pensar lo impensable en ese momento. Entonces, si es venerado como un visionario, un profeta, un hombre santo o incluso un santo hasta hoy, tanto en Oriente como en Occidente, no es de extrañar.

Durante su viaje para destruir el Imperio Persa, cuando Alejandro el Grande llegó por primera vez a Egipto, los egipcios lo consideraban un libertador. La razón de esto fue que había echado a los gobernantes anteriores, los persas que eran odiados por los egipcios. Puso la primera piedra de su primera y más magnífica de sus ciudades, Alejandría probablemente en el 331 a. C.

Alejandro Magno & # 8217s Alejandría

Alejandro el Grande cambió el mundo de muchas maneras. Y uno de ellos fue que construyó una serie de cimientos a lo largo de su imperio. Llamó a la mayoría de esas fundaciones Alejandría. Alejandría estaba ubicada en el borde occidental del delta del Nilo frente al Mediterráneo. Poseía puertos naturales. Esto le dio acceso a los interiores de Egipto. Podría decirse que Alejandría se convirtió en la ciudad más grande del mundo antiguo muy por delante de Roma, que estaba maloliente, mal ventilada y superpoblada. Incluso Atenas, que solo tenía la Acrópolis y el ágora para recomendarla, no fue rival para ella.

La arquitectura de Alejandría te habría dejado boquiabierto. Se distribuyó según un patrón de cuadrícula y algunos de los edificios eran realmente impresionantes. Desafortunadamente, la mayor parte de esta hermosa ciudad está ahora bajo el mar. Pero debemos agradecer la arqueología subacuática y también algunas descripciones sobrevivientes que nos han ayudado a reconstruir el contorno esencial de Alejandría.

Alejandro nunca vio la ciudad terminada de Alejandría durante su vida, aunque se cree que sí colocó el primer bloque de construcción. Regresó póstumamente como Ptolomeo I había secuestrado su cadáver mientras se dirigía a Macedonia.

Preguntas frecuentes sobre Alejandro Magno

Alejandro Magno organizó Susa Weddings para cerrar la brecha entre Oriente y Occidente. Su propósito al organizar esta boda masiva era producir una raza mixta de élite greco-macedonia y persa.

Alejandro el Grande tenía 26 años cuando se ganó el Imperio Persa.

Alejandro el Grande colocó la primera piedra de su primera y más magnífica de sus ciudades, Alejandría muy probablemente en el 331 a. C.

Durante su viaje para destruir el Imperio Persa, cuando Alejandro el Grande llegó por primera vez a Egipto, los egipcios lo consideraban un libertador. La razón de esto fue que había echado a los gobernantes anteriores, los persas que eran odiados por los egipcios.


Impresiones hebreas y paleocristianas de Alejandro

Alrededor del 70 d.C., el historiador Josefo Flavio escribió que después de la conquista de Tiro y el sitio de Gaza, Alejandro visitó Jerusalén. A la entrada de la ciudad, se encontró con el arcipreste hebreo, Simón el Justo, y muchos otros sacerdotes y personas.

Alejandro siempre respetó las reglas propias de los lugares que visitaba, por lo que bajó de su caballo y fue a saludar al arcipreste judío. El general Parmenion de Alejandro sugirió que a los soldados les disgustaba que saludara al sacerdote judío primero. Alejandro respondió que no saludaba al sacerdote, sino al Dios que representaba. Como escribió Josefo:

Y habiendo dicho esto a Parmenión, y habiendo dado al sumo sacerdote su mano derecha, los sacerdotes corrieron a su lado y él entró en la ciudad. Y cuando subió al templo, ofreció sacrificio a Dios, según las instrucciones del sumo sacerdote, y trató magníficamente tanto al sumo sacerdote como a los sacerdotes. Y cuando se le mostró el Libro de Daniel en qué parte de Daniel declaraba que uno de los griegos debía destruir el imperio de los persas, supuso que él era la persona destinada ''.

El nombre de Alejandro se agregó a la genealogía de la comunidad judía, dándole una cualidad divina. Además, la palabra griega "Sinagoga" se remonta a la época en que Alejandro dio libertad para varias reuniones judías. La convención hebrea anual que solía tener lugar en Jerusalén también se llamaba "Synitrins", de la palabra griega Συνέδριο.

Estatua de Alejandro en el Museo de Arqueología de Estambul. ( Dominio publico )

En los tiempos del cristianismo primitivo, San Vasilios el Grande sugirió que Alejandro era un modelo a seguir para la autodisciplina cristiana. El idioma principal de los textos cristianos fue el griego. Según el apóstol Pablo, los cristianos aceptaron el intelecto y las enseñanzas griegas, que se volvieron fundamentales para la nueva religión.


Alejandro Magno, seléucidas, arcasidas

Alejandro Magno e Irán

Alejandro de Macedonia derrotó a Darío III en la batalla del 331 a. C. En cinco años había conquistado la mayor parte de los territorios persas.

El zoroastrismo recibió un golpe salvaje. Muchos sacerdotes fueron asesinados y los textos destruidos. Mucho se perdió para siempre, pero el núcleo de la religión, registrado en los Gathas, sobrevivió.

Los seléucidas (311 a. C. - 141 a. C.) y los arcásidos (141 a. C. - 224 d. C.)

Los seléucidas eran griegos y tomaron el poder después de la muerte de Alejandro. El zoroastrismo se volvió regionalmente autónomo bajo los seléucidas. Los arcasidas partos derrocaron a los seléucidas y gobernaron durante un período mucho más largo que los arqueménicos, pero su gobierno fue menos centralizado.

  • La recopilación de textos zoroástricos de las provincias comenzó bajo los Arcasids
  • Se considera que la Vendidad, o 'Ley contra los demonios' (un texto relacionado con los ritos de pureza) ha sido recopilada en este momento.
  • Los arcasidas generalmente mantuvieron la tradición de tolerancia hacia otras religiones y se sabía que gobernaban dentro de la ley de Zoroastro. asha (verdad y justicia), como los arqueménicos

Alejandro Magno y la religión - Historia

Alejandro el grande y la época helenística

La época helenística 336-30 a. C. (desde la coronación de Alejandro y rsquos hasta la muerte de Cleopatra)

La palabra helenística proviene de la palabra raíz Hellas, que era la palabra griega antigua para Grecia. La Edad Helénica fue el momento en que la cultura griega era pura y no se veía afectada por otras culturas. La época helenística fue una época en la que los griegos entraron en contacto con gente de fuera y su cultura clásica helénica se mezcló con culturas de Asia y África para crear una cultura combinada. Un hombre, Alejandro, rey de Macedonia, que habla griego, es responsable de esta mezcla de culturas.

Para comprender cómo el Reino de Macedonia dominó el mundo griego, primero debemos echar un vistazo a la batalla de Leuctra en 371 a. C., entre Esparta y Tebas. Como leíste en el último capítulo, Esparta derrotó a Atenas en el 404 a. C., poniendo fin a la Guerra del Peloponeso. Aunque Esparta salió victoriosa, esta guerra también la debilitó. Tebas, un aliado de Esparta durante la Guerra del Peloponeso, se hizo poderosa después del conflicto. Esparta y Tebas entraron en guerra por territorios cercanos a Tebas. La batalla tuvo lugar en Beocia, cerca de la ciudad-estado de Leuctra, en julio de 371 a. C.

Epaminondas, el general tebano, introdujo una nueva técnica de lucha en Leuctra. Como recordará, los griegos lucharon en falange, un bloque sólido de hombres. Los mejores hombres se formarían en el lado derecho, o lado débil, como un lugar de honor. La falange espartana de Leuctra tenía doce hombres de profundidad. En la formación tradicional, los mejores soldados de un ejército siempre se enfrentarían a los más débiles del otro. Epaminondas colocó a sus mejores soldados a la izquierda, garantizando que se enfrentarían a los mejores espartanos. Tampoco se arriesgó, formando su lado izquierdo a 50 hombres de profundidad. Epaminondas retuvo al tebano del lado derecho hacia atrás, negándose a luchar contra la izquierda espartana. La izquierda tebana de 50 hombres empujó profundamente a la derecha espartana, pisoteando a los hombres y matando al rey espartano. Esparta no estaba acostumbrada a perder batallas. Esparta continuaría, pero este fue el fin de Esparta como ciudad-estado griega dominante y el fin de su control sobre la mayor parte del Peloponeso.

Un joven de Macedonia se llamaba Felipe y observaba la batalla de Leuctra y aprendía las tácticas tebas. Felipe era un rehén en Tebas, ya que Tebas controlaba Macedonia en ese momento. Felipe regresó a Macedonia en 365 a. C. Seis años más tarde, en el 359 a. C., Felipe se convirtió en rey de Macedonia. Como rey, Filipo utilizó tanto la diplomacia como la guerra para expandir el territorio macedonio. Filipo se casó con miembros de las familias de los reinos circundantes y capturó una mina de oro, que proporcionó riqueza a Macedonia. A Filipo se le atribuye el mérito de haber creado la sarrisa, una pica larga utilizada en la falange macedonia.

En 338 a. C., en la batalla de Chaeronea, el rey Felipe II de Macedonia utilizó tácticas similares a las que presenció en la batalla de Leuctra para derrotar a un ejército tebano y ateniense enviado a su encuentro. Felipe era ahora claramente el amo del mundo de habla griega. Creó la Liga Corintia de aliados griegos. Estos aliados prometieron no luchar entre sí y proporcionar tropas para la invasión planeada por Felipe del Imperio Persa.

El plan de conquista de Felipe se truncó cuando, en el 336 a. C., en la boda de su hija, fue asesinado por uno de sus propios guardaespaldas. Mucha gente cree que el asesino no actuó solo y que Olimpia, la cuarta esposa de Felipe, estaba detrás del complot para asesinar al rey. La corona de Macedonia pasó a Alejandro, hijo de Felipe por Olimpia. Alejandro tenía solo veinte años cuando se convirtió en rey, pero había luchado en Chaeronea dos años antes, liderando el ala izquierda de la caballería de su padre.

En 335 a. C., en el primer año de su reinado, Alejandro fue desafiado por una rebelión en Tebas. Tebas resistió mientras el ejército de Alejandro avanzaba hacia la ciudad. Alejandro hizo un ejemplo de Tebas al destruir totalmente la ciudad a excepción de los templos y la casa de Píndaro, uno de sus poetas favoritos.

Después de destruir Tebas, Alejandro se trasladó a Corinto, donde se estableció como el nuevo líder de la Liga de Corinto. Alejandro perdonó a las ciudades-estado que se habían rebelado contra él. Como su padre, Alejandro quería conquistar el Imperio Persa con la ayuda de los griegos. Mientras estaba en Corinto, Alejandro buscó a su filósofo favorito, Diógenes. Diógenes vivió en las calles de Corinto en un barril. Cuando Alejandro encontró al anciano, le preguntó a Diógenes si había algo que pudiera hacer por él. Diógenes respondió: "Sí, puedes pararte un poco a un lado, estás bloqueando mi luz del sol". Cuando los guardaespaldas de Alejandro se rieron del anciano, Alejandro los tranquilizó diciendo: "¡Si no fuera Alejandro, sería Diógenes!" & quot

En 334 a. C., Alejandro cruzó el Helesponto con su ejército macedonio y griego y entró en el Imperio Persa. Su primera parada fueron las ruinas de la ciudad de Troya. los Ilíada y Odisea eran los libros favoritos de Alexander, y se decía que siempre llevaba una copia de ellos dondequiera que iba. Entonces era natural que quisiera visitar la legendaria ciudad. Fue en Troya donde Alejandro sacó el escudo de Aquiles de la pared de un pequeño museo en medio de las ruinas. Usaría el escudo de 900 años en todas sus batallas. Alejandro aprendió a apreciar la Ilíada y la naturaleza de su maestro Aristóteles, un macedonio que estudió en Atenas en la Academia de Platón.

En el río Granicus, Alejandro encontró la primera resistencia a su invasión cuando fue bloqueado por un ejército persa. El rey de Persia en este momento era Darío III. Darío no estaba demasiado preocupado por el joven rey macedonio y no estuvo presente en esta batalla. Aunque casi lo matan, Alejandro reunió a su ejército y derrotó a los persas. Darius culpó de la victoria a su general, seguro que estaría con su ejército en la próxima batalla.

Después de la Batalla del río Granicus, Alejandro viajó a lo largo de la costa, asegurándose de que estas ciudades-estado estuvieran ahora de su lado. Alejandro no podía permitirse el lujo de adentrarse en el Imperio Persa con enemigos a sus espaldas. A continuación, Alejandro marchó tierra adentro hasta la ciudad de Gordion, la ubicación del famoso Nudo Gordiano. Se decía que cualquiera que pudiera sacar la carreta del templo, desatando el nudo, sería el rey del mundo. Alejandro no pudo resistir este desafío. Se hizo el nudo para que no se pudieran encontrar los extremos. Gritando: "¡No importa cómo se haga!", Alejandro dio un golpe con esta espada, rompió la cuerda y apartó la carreta de bueyes de la sien.

En 333 a. C., Alejandro se encontró con un gran ejército persa dirigido por el Gran Rey, Darío III en Issus. Darius había culpado de la pérdida en el río Granicus al hecho de que él no estaba allí, esta vez lideraría su ejército contra el joven rey macedonio. Alejandro siempre lideró desde el frente de su ejército, fue el primero en enfrentarse al enemigo, esto le dio mucho valor a su ejército. Darius, por su parte, lo conducía desde atrás, en su carro, rodeado de guardaespaldas. Aunque esto pueda parecer una cobardía en comparación con Alejandro, era lo más seguro. El rey, estando en la batalla, infundió valor a los persas, pero estaba a salvo de todo daño. Aunque el ejército persa superó en número al ejército de Alejandro, el lugar de la batalla estaba entre el mar y una cadena montañosa, y el Gran Rey no podía flanquear al ejército más pequeño de Alejandro. Alejandro ganó la batalla moviéndose alrededor del ejército persa y cargando en su caballo con su Compañero de Caballería directamente hacia Darío. Darius huyó de la escena, dejando atrás a su madre, esposa y dos hijas. Alejandro capturó a la familia real y la trató con amabilidad y respeto. La madre de Daruis se convirtió en una de las asesoras más confiables de Alexander, y estaba junto a su cama cuando murió en Babilonia.

En el 332 a. C., Alejandro llegó a la ciudad-estado de Tiro en Fenicia, ahora parte del Imperio persa. Tiro era importante para el rey Darío, porque era la base naval de su flota de trirremes. Alejandro necesitaba controlar esta flota si deseaba adentrarse más en el Imperio Persa. Alejandro pidió a los tirios que le entregaran su flota, pero ellos se negaron. Tiro estaba en una isla a un cuarto de milla de la costa y tenía enormes muros defensivos. Los asirios y babilonios habían intentado previamente un sitio de Tiro y habían fracasado. Alexander built two land bridges in an attempt to connect Tyre to the mainland. Next, he attacked the Persian fleet with ships of his own. It took seven months, but Alexander finally took Tyre. He could now advance into Persia without a threat to his supply lines.

In 331 BC, Alexander and his army entered Egypt. The Egyptians, always unhappy with their Persian rulers, handed the city of Memphis over to Alexander. Alexander was proclaimed pharaoh, and wore the double crown. Alexander, with a few of his friends, travelled through the Egyptian desert to the Oasis of Siwa. Here Alexander visited the temple to Ammon-Zeus. Alexander asked the oracle at Siwa a question. Alexander was always closer to his mother. His father was always off to war, and showed very little emotion toward his son. Alexander's mother, named Olympias, was from the Kingdom of Epirus. When Olympias separated from Philip, she brought young Alexander back to her homeland. It was in Epirus that Olympias told her son that Zeus, the king of the god's was his father, and not Philip. Alexander asked the oracle if this was true, and the oracle seemed to reply that he was indeed the son of Zeus. When Alexander returned from the desert, he made plans for a new port city in Egypt which he called Alexandria, after himself. Alexander left Egypt behind and headed into the heart of the Persian Empire, determined to defeat Darius again.

In the same year that Alexander left Egypt, he moved deep into the Persian Empire and at a place called Gaugamela (camel's back) a large battle took place in 331 BC. King Darius was taking no chances at this battle. Darius assembled an army twice as large as Alexander's. Darius also seemed to have an answer for the Macedonian phalanx and sarrisa. Darius brought war elephants to the battlefield, along with scythed chariots. Elephants are used in war like tanks, they trample everything in their path, this was also the first time Greeks had seen these beasts, and Alexander's army was in awe of the elephants. The scythed chariots could cut into and break up the phalanx. However, both of these elements proved disappointing. The elephants fell asleep during the battle, and were captured by Alexander. Alexander's men simply moved to the side and let the scythed chariots pass through the lines. Alexander won the Battle of Gaugamela, and Darius, for the second time fled the battlefield. Where at Granicus, Darius could blame the fact that he wasn't there for failure, and at Issus he could blame the narrow battlefield, he had no excuse at Guagamela.

After the defeat of Darius at Gaugamela, there was nothing to stop Alexander's army from marching to Persepolis, the capital of the Persian Empire. Alexander was now clearly the King of Persia, not Darius. Alexander spent many days in Persepolis, rather than pursuing Darius. One night, in 330 BC, the city was set on fire. It is unclear whether Alexander authorized this destruction, but what is clear is that he did not move to stop it.

Alexander moved on and tracked Darius down. When he caught up with Darius, Alexander found him wounded and dying Darius had been attacked by his own subjects. Darius died as Alexander gave him his last drink of water. Darius thanked Alexander for treating his family kindly and said, "Who would have thought, that with all the people in the world, I should receive a last act of kindness from you."

Alexander moved on into what is now the country of Afghanistan, where he had his most difficult time defeating the people in this area. Afghanistan is mountainous and, as we've seen many times in history, impossible to control. Alexander was the first to learn this lesson. Alexander did create an alliance with one group of people in this area by marrying Roxanne, and local princess.

From Afghanistan, Alexander turned east with his army. In 326 BC, in the what is now the country of India, Alexander encountered his most difficult opponent, Porus, a local ruler. Porus had 200 war elephants as part of his army. Porus prevented Alexander's army from crossing the Hydaspes River. Alexander used trickery to cross the Hydaspes, and, in a hard-fought battle, in which Alexander lost several men, defeated Porus. Alexander was so impressed by Porus, that he allowed him to continue as the local ruler of the region. Alexander acquired some war elephants and riders from Porus.

After the Battle of Hydaspes River, with a friend in Porus to the west, Alexander wished to continue east to China on his quest of total world domination, however, after the hard-fought victory against Porus, his troops had had enough. Many soldiers hadn't seen their families for ten years, and wanted to return to Greece and Macedonia. Alexander's army refused to follow the king any farther east. After retreating to his tent to sulk for two days, Alexander emerged saying that the gods willed that he should return home.

Alexander's army made the difficult march south in what is now Pakistan. Many obstacles and people unfriendly to Alexander fought him along the way. During a siege of a city, Alexander was almost killed. When Alexander reached the coast at Pattala, he used ships to bring many of the original soldiers of his army back to Greece and Macedonia, the others he marched back through a desert. There was little water, and many of his soldiers died during this desert crossing. Alexander survived the crossing, making it back to Babylon, the capital of his empire. In 323 BC, while in Babylon, Alexander got very sick with a fever and died. He had no plans for a successor to his empire, and his infant son was too young to rule. As his generals gathered around their dying king, they asked him whom he would leave his empire to, Alexander replied, "To the strongest!"

Alexander's generals took his advice, and began to fight against each other, each general trying to carve out a large portion of the empire for himself. This period was known as the Wars of the Diadochi (Successors). The first battle was over Alexander's body. While his coffin was returning to Macedonia, the body was hijacked by Ptolemy, one of the Diadochi, and brought to Alexandria, in Egypt, where it remained for years on display. In 301 BC, the Battle of Ipsus, in Asia Minor, involving most of the Diadochi, saw one of the successors, Antigonus, killed. Ipsus proved that no single ruler would control the entire empire, as the others would form alliances to defeat the strongest. It was during these wars that Greek armies learned how to use war elephants, turning these ancient tanks against each other. The riders of the elephants were always from India, as the Greek-speakers could not control the beasts.

Alexander spread Greek culture throughout the Persian Empire, including parts of Asia and Africa. Alexander respected the local cultures he conquered, and allowed their customs to continue. Alexander himself embraced local customs, wearing Persian clothes and marrying Persian women. Alexander encouraged his soldiers to marry Persian women, in this way, the children of these marriages would share both Persian and Greek cultures.

Alexander created the Hellenistic Age, a time when Greek culture mixed with the various cultures of Alexander's Empire. This was a time of advances in learning, math, art, and architecture. Some of the great names of learning in this Age include Archimedes, Hero, and Euclid. It was a time of relative peace, after the Wars of the Diadochi (322-275 BC).

Because of the relative peace during the Hellenistic Age, travel and trade increased. Antipater of the city of Sidon, created a poem around 140 BC that listed seven wonders of the world. Antipater picked these buildings and statues for there art and architecture. The list became a set of tourist attractions for people of the ancient world.

The great cities of the Hellenistic Age included Antioch in Syria, Pergamum in Asia Minor, and Alexandria in Egypt, with its Library of Alexandria, the largest library of the ancient world. Although none of these cities were in Greece, they all had Greek architecture.

Art in the Hellenistic Age was very different from the Greek art of the the Hellenic Age. Earlier Hellenic art was idealistic, and perfect. Hellenic statues resembled Greek gods, however in the Hellenistic Age, art looked realistic, the way people really are, including their flaws.

As we read earlier, Ptolemy stole the body of Alexander and brought it to Alexandria, Egypt. Ptolemy, a general to Alexander, became Ptolemy I, pharaoh of Egypt, and the first king of the last dynasty of Egypt, the Ptolemaic Dynasty. The Ptolemys ruled Egypt for about 300-years, even though Cleopatra VII, was the only one to learn the Egyptian language. We will read more about Cleopatra when we learn about the Romans.


Uniting the World

Before Alexander came onto the scene, the ancient world was divided into three parts in three continents – Europe, Asia, and Africa. Each part regarded the other two with suspicion, fear, and contempt.

Everyone was superior, and everyone else was a barbarian. As a result, wars raged as tribes, states, and kingdoms advanced their interests.

And without a common currency, language, or standard of measure, international trade faltered.

The world was in desperate need of a common center, of someone strong enough to bring the warring parties to heel and to impose common standards.

That someone was Alexander. Under him, the three continents were, for the first time in history, under one ruler.

Bust of Alexander the Great in the Capitoline Museums of Rome


Referencias

Puri, B.N., Buddhism in Central Asia, 2000

Tarn, W.W., The Greeks in Bactria and India, 1966.

Cartledge, P., Alexander the Great, 2004.

Green, P., Alexander of Macedon: 356-323 BC., 1992.

Hammond, N., The Genius of Alexander the Great, 1997.

Natalia

Natalia Klimczak is an historian, journalist and writer and is currently a Ph.D. Candidate at the Faculty of Languages, University of Gdansk. Natalia does research in Narratology, Historiography, History of Galicia (Spain) and Ancient History of Egypt, Rome and Celts. She. Lee mas


The greatness begins

In 336 BCE, during a festival celebrating his sister's wedding, Alexander's life permanently changed, Biography explains. A bodyguard assassinated King Philip, and Alexander, 20, became king. Wishing to fulfill his dream of ruling the world, Alexander left his kingdom to conquer other lands.

His first campaign brought Alexander to Asia Minor, reports Enciclopedia de historia antigua, where he invaded the city of Baalbek and renamed it Heliopolis. He then went on to attack the Persians in the Greek city of Ephesus. But it was in 333 BCE that Alexander had his taste of greatness. According to History, Alexander arrived in Issus in southern Turkey and met the Persian King Darius III's larger army. Alexander's group was smaller but shrewder, and he defeated the Persians, much as his father always wanted to do. From there Alexander fought in Tyre, conquered Egypt, and finally became King of Persia.

In Egypt, Alexander founded the city of Alexandria. He felt no need to impose his beliefs on his newly conquered peoples, probably something his old tutor Aristotle taught him, and allowed Egyptian culture and religion to continue. By the time he reached Persia, Alexander even took on Persian customs to endear himself to people. But most in Macedonia did not appreciate this. It was in Persia that Alexander met the woman who would become his wife, Roxane. Although Alexander claimed to be in love with Roxane, there are rumors that he had male lovers. He also married twice after.


Religious Persecution under Alexander the Great

Even today, the Zoroastrians (that is, the followers of the legendary prophet Zarathustra) tell stories about a serious religious persecution by Alexander the Great, who killed the priests and ordered the holy book of Zoroastrianism, the Avesta, to be destroyed. The following description of from the Book of Arda Wiraz, a description of a vision of heaven and hell by a religious scholar who wrote commentaries on the Avesta in the third or fourth century CE, but can be dated to before 140 BCE.

Book of Arda Wiraz 1-17

They say that, once upon a time, the pious Zarathustra made the religion, which he had received, current in the world and till the completion of three hundred years, the religion was in purity, and men were without doubts. But afterward, the accursed Evil Spirit, the Wicked One, in order to make men doubtful of this religion, instigated the accursed Alexander, the westerner note [Literally: the Roman. For a third- or fourth-century Persian, a Macedonian would be a subject of the Roman empire.] who was dwelling in Egypt, so that he came to the country of Iran with severe cruelty and war and devastation he also slew the ruler of Iran, note [Darius III Codomannus, murdered in July 330 (more. ).] and destroyed the metropolis note [Persepolis, destroyed in May 330.] and empire, and made them desolate.

And this religion, namely, all the Avesta and Zand, note [The Zand is a commentary on the Avesta.] written upon prepared cow-skins, and with gold ink, was deposited in the archives, in Ishtakr, and the hostility of the evil-destined, wicked Ashemok, note [The name means "heretic". Stakhar Papakan can be identified with Estakhar near modern Shiraz.] the evil-doer, brought onward Alexander, the westerner, who was dwelling in Egypt, and he burned them up. And he killed several high priests and judges and priests and the masters of the Magians and upholders of the religion, and the competent and wise of the country of Iran. And he cast hatred and strife, one with the other, amongst the nobles and householders of the country of Iran and self-destroyed, note [Alexander died after a drinking party.] he fled to hell.

And after that, there were confusion and contention among the people of the country of Iran, one with the other. And so they had no lord, nor ruler, nor chieftain, nor high priest who was acquainted with the religion, and they were doubtful in regard to God and religions of many kinds, and different fashions of belief, and skepticism, and various codes of law were promulgated in the world until the time when the blessed and immortal Ataropad-i Marspendan note [Marspendan means "keeper of the sacred fire". From Greek sources, this man is known as Atropates. After the death of Alexander, Atropates founded a kingdom ("Media Atropatene") of his own in what is now the Iranian province Âzarabyjân it was one of the Persian enclaves, where the Zoroastrian religion could survive. The expression "on whose breast melted brass was poured" means that Atropates was considered invulnerable.] was born on whose breast, in the tale which is in the Denkard, melted brass was poured.

Later, the kings of the Parthian Empire ordered a search for the remains of the sacred texts. Here is the story, as it can be read in the Denkard.

Denkard 4.14-16

When king Hystaspes became relieved from the war with Ariaspes, he sent messages to other kings to accept the faith. And to spread the writings of the religion [. ], he sent at the same time Spiti and Arezrasp and others who had studied the language relating to these writings [. ].

Darius son of Darius note [The usual name of king Darius III Codomannus in Zoroastrian texts. According to Greek sources, his father was called Arsames.] ordered the preservation of two written copies of the whole Avesta and its commentary according as it was accepted by Zarathustra from Ahuramazda, one in the Ganj-i-hapigan and the other in the Dez-i-Napesht.

The Ashkanian note [Ashk was the legendary founder of the Parthian monarchy. He is better known under his Greek name Arsaces.] government got the Avesta and its commentary -which from its original pure and sound condition had been (owing to the devastation and harm inflicted by Alexander and his general [. ]) separated into parts and scattered about- to be copied out. And any work which remained with the high priests for their own study and the writings subsequently obtained in the city were ordered to be preserved and copies of them to be made out for other cities.

As it stands, this story cannot be true. Although there are some indications of a written version of the Avesta in Achaemenid times (it is mentioned in the Book of Arda Wiraz quoted above), and some more indications for its existence in the Parthian age, the real composition of this library of Zoroastrianism texts took place in the sixth century CE. There may have been some written texts in Alexander's age, but most religious knowledge was still learned by heart.

Nonetheless, the fact that in the legend above "the devastation and harm inflicted by Alexander" are presented as something that was well-known and need no further explanation, proves that this had become a well-established fact in the Zoroastrian history. Probably, Alexander did indeed try to destroy what was at that moment an "oral Avesta" by executing the Magians, the keepers of the (oral) traditions of Zoroastrianism.

There is one Zoroastrian text that may describe what really happened: the faithful gathered and taught each other what they remembered . Unfortunately, the text (a manuscript written between 300 and 600 CE, now in Bombay) is not very accessible. The fragment is here presented in the translation made by W.B. Henning, with comments written by Mary Boyce (History of Zoroastrianism, vol. III, 1991, page 16).

The harm that was done is indicated in a badly preserved Pahlavi text. This tells obscurely (because of textual corruptions) how, when "accursed Alexander" came to Iran


Ver el vídeo: 01 Alejandro Magno - La Biblia Sorprende - Juan Surroca (Enero 2022).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos